domingo, 5 de marzo de 2017

Barcelona 5 Celta 0

Primera parte como la noche de un sábado cualquiera de marzo. Ni frío ni calor, ni Navidad ni Semana Santa. Así el Barça como el Celta. Messi lo intentaba, Neymar lo intentaba más. Buenas intenciones y mala puntería. Sergi Gómez le dio una involuntaria patada a Messi En el minuto 19, primero Suárez y Messi a continuación estrellaron el balón en el mismo punto del poste de Sergio. También Roncaglia la tuvo contra Ter Stegen pero chutó desequilibrado y desviado.

Pero no era justo que Neymar no tuviera su premio y lo tuvo, cerca del minuto 40. Busquets que pareció haber recuperado su buen juego, conectó fácil con la MSN, con la buena colaboración de Rakitic, Messi con extrema dulzura y haciendo obvio lo dificilísimo, le puso un balón delicioso a su brasileñoy éste lo resolvió con un toque que acreditó su clase infinita. 2 a 0.
Primera parte de menos a más para el Barça. Buenas sensaciones: la mejoría de Busquets y Rakitic, la totalidad de Neymar, la finura de Messi. Hacía tiempo que al equipo le faltaba confianza y ayer, durante los primeros 45 minutos, se gustó.
La segunda parte empezó confirmando el gran momento de Neymar y la firme recuperación de Busquets para el fútbol de alta fidelidad, lo que además de alegría dio esperanza. Sergi Roberto hizo una carrera memorable de 70 metros pero no la supo culminar. El tercero lo consiguió Rakitic, probablemente en fuera de juego, como culminación de una buena jugada de equipo. La impresión general era que el adiós por anticipado de Luis Enrique sirvió de revulsivo, y hasta Umtiti marcó el primer gol como azulgrana. Folklórico momento en el Camp Nou. Pero el paralelismo inevitable con el partido del miércoles lo firmó Messi logrando el quinto haciendo su jugada preferida: carrera, recorte y coger a contrapié al portero para batirle con suavidad. El encanto de esta jugada de Messi, tan suya, es que todos los defensas saben que la hará, y ni así pueden evitarlo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario