sábado, 25 de febrero de 2017

Shaktar 0 Celta 2

En la prolongación, el conjunto olívico salió a por todas, con el mismo ímpetu que definió su fútbol en la segunda mitad y con las ganas de comprometer a su rival. Para tal empresa, Berizzo había tirado la casa por la ventana con la presencia de Guidetti, Aspas, Rossi y Bongonda, que sirvió para terminar de gobernar el partido y anestesiar la efervescencia ucraniana.
Los de Paulo Fonseca, que fueron mejores en el primer asalto, no fueron capaces de batir a un sensacional Sergio Álvarez. El portero de Catoira fue vital en el triunfo de los vigueses y con sus paradas sostuvo el 0-0 cuando peor lo pasaron los españoles. Kovalenko, Leschuk y Fred conocieron de primera mano las habilidades del meta celeste. Fue entonces cuando llegó la mejoría del Celta y primero Aspas, después Guidetti y por último Rossi, que fue taponado por el veterano Srna, se quedaron muy cerca de conseguir el gol que llevase el duelo a la prórroga. El conjunto gallego estaba haciendo absolutamente todo, pero su fútbol -la versión contraria a la que mostró en Copa ante el Alavés- no era suficiente.

Así pues, cuando parecía todo perdido, Guidetti engañó al árbitro esloveno y se dejó caer antes de ser contactado con Piatov, el portero del Shakhtar. Vincic se llevó el silbato a la boca y el banquillo del Celta lo celebró consciente de la importancia que tenía esa pena máxima. Aspas ajustó al palo derecho del meta y posibilitó el milagro. En la prórroga, como si de un partido de básquet se tratase, el que forzó la prolongación terminó siendo el que se llevó el gato al agua. En un córner nada más comenzar el segundo acto, Cabral remató con fuerza un centro medido de Jozabed y certificó la eliminación del invicto Shakhtar para conseguir ser el único equipo español que estará en el sorteo de octavos de final este viernes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario