martes, 21 de febrero de 2017

Otra vuelta de tuerca

año 1985. 125 minutos. terror. España. director eloy de la iglesia. Reparto: pedro mari sanchez. queta claver, asier fernández, cristina goyanes, luis iriondo,
sinopsis: Tras abandonar el seminario jesuíta de Loiola, Roberto, por mediación del párroco de su pueblo, encuentra trabajo como preceptor de dos niños huérfanos, sobrinos del conde de Etxebarria. Basada en la novela de henry james.
Es la particular adaptación que hace Eloy de la Iglesia de la inquietante y estupenda novela del mismo título, que ya ha dado otro gran título al cine ("Suspense", de Jack Clayton), y adaptaciones más o menos correctas como "Los últimos juegos prohibidos", o mediocridades disfrazadas de cine de calidad, como la española "El celo".

De la Iglesia, como no podía ser menos, hace una adaptación muy personal, porque para que vaya de acuerdo con los intereses de este director maldito del cine español, le cambia el sexo al personaje protagonista, que de aya, pasa a ser "ayo", para que la morbosa y ambigüa relación del niño con su cuidadora de la historia original pase a ser aquí de corte homosexual.

Contra todo pronóstico, De la Iglesia se olvida aquí por un instante de los delincuentes, drogadictos, etarras, quinquis y navajeros que siempre han poblado su cine y se mete en una historia de misterio de la que en mi opinión sale sorprendentemente bien parado.

Es la que más me gusta de sus películas, pues tampoco hay ninguna otra que me convenza demasiado, aunque sí que me gusta "El pico", y me parecen simplemente interesantes, pero muy coyunturales, "El diputado", "El sacerdote" o "Los placeres ocultos".
 Alejándose esta vez de sus habituales docudramas sociales y de sus crónicas urbanas de adolescentes marginales, Eloy de La Iglesia aborda a mediados de la década de los ochenta esta particularísima versión de la célebre novela de Henry James Otra vuelta de tuerca. Debemos estar sin duda ante la adaptación más kitsch y sui generis de cuantas se hayan hecho del clásico británico a lo largo de la historia, tal es el tratamiento que en todo momento adquiere éste en manos del director vasco. 

De La Iglesia no duda en hacer suyo el texto literario introduciendo algunos cambios significativos en su film. El escenario al que se nos traslada por ejemplo ya no es aquella misteriosa mansión de Bly en la que se desarrollaba la acción de la novela original sino que es ahora un regio caserón situado a orillas de la costa cantábrica. Asimismo los nombres de los protagonistas ya no son Mr Quint o Mrs Jessel sino los más reconocibles Don Pedro y Doña Cristina.

Con todo, el cambio más notable es el que se produce en relación al cambio de sexo del personaje principal que en la novela de James era una mujer y en esta versión cinematográfica es un hombre, hecho éste que trastoca por completo el sentido de la obra original. Añádase el detalle además de que nuestro joven protagonista es un ex seminarista que acaba de abandonar la orden de los jesuitas y al que nada más arrancar la película encontramos sumido en un mar de dudas – y no solamente de tipo religioso.

Durante algunos años hubo una tendencia casi generalizada en este país a ningunear la figura de Eloy De La Iglesia y a denostar todas y cada una de sus películas. Parece, no obstante, que en los últimos tiempos se empieza a hacer justicia y comienza a reivindicarse a un cineasta valiente e irrepetible cuyo legado cinematográfico presenta además un incalculable valor sociológico. 

Más que como un ejercicio de valentía y de transgresión, esta versión de Otra vuelta de tuerca podría interpretarse como un auténtico exorcismo. De La Iglesia utilizaba el cine y sus películas como un instrumento para sacudirse de sus propios fantasmas y demonios. Fue el precio que tuvo que pagar como autor de una obra apartada de convencionalismos y de discursos políticamente correctos en una época muy determinada. El fantasma de la represión en todas sus vertientes – social, religiosa, sexual- se movía con especial soltura en una obra como la de De La Iglesia. Nada mejor que una historia de fantasmas para, mediante otra vuelta de tuerca, intentar ahuyentarlo.
 El éxito popular de sus previas "Colegas" y las dos entregas de "El pico" tuvo para de la Iglesia un aspecto materialmente muy positivo pero cinematográficamente enormemente nefasto. Tal es así que esta "Otra vuelta de tuerca" no solo pasa por ser la gran película de su autor sino uno de los films descollantes en el género de terror de los 80 a nivel mundial. Así de claro. El público, despistado, fue reacio al film (mucha culpa de ello tiene el propio de la Iglesia empeñado en venderse a productos fáciles, gratuitos y al filo de la navaja, denigrando su buena y no poca capacidad de hacer cine), y la crítica, que sigue manteniendo semisepultado al mismo, sin valorar en lo necesario las conseguidísimas cualidades de la película y que han dejado a su autor en un encasillamiento, por otra parte, repito que buscado y quizás, tristemente merecido.
El reto para de la Iglesia era tremendo. La adaptación de una obra del díficil y gran Henry James que ya diera pie al inolvidable "Suspense" de Jack Clayton. El resultado fue un soberbio film de horror, un notabilísimo ejercicio cinematográfico.
Es la historia de un preceptor de débil espíritu (Sánchez), que tras ser incapaz de consumar su vocación jesuítica, será enviado por el conde de Etxeberría a su mansión a fin de educar a sus dos sobrinos. Allí descubrirá que debido a un luctuoso pasado, las almas de la anterior institutriz y del jardinero se están apoderando de las mentes y cuerpos de los dos niños. De la Iglesia cambia la obra de James, pues, en ciertos aspectos: la ubica en el País Vasco y la institutriz original es sustituida por un preceptor, lo cual supone un acierto total y absoluto que permite al cineasta remarcar y conceptutalizar el permanente sesgo homosexual de su cine, de forma sobresaliente, sugerente y bellamente trágica.
De tal forma se extrae un film hermoso de soberbio terror espiritual, esmerado y sugerente, de permanente halo mágico y perfecta realización -sugiere tanto como muestra, cualidad de muchas obras maestras del Cine, no lo olvidemos-, resultando ambigua y fascinante, de imponente atmósfera y puesta en escena, con una soberbia fotografía y gran capacidad de poderío en sus imágenes (todas las apariciones de las almas del jardinero y la institutriz...). Magníficas son también las interpretaciones de Pedro Mari Sánchez como el torturado/atormentado preceptor, y de Queta Claver como la criada de la mansión, con unos niños que no les van a la zaga, en un conjunto de agradable y muy conseguido, por inaudito, perfume clasicista, casi inpensable.
Una gran película, la obra maestra de su autor, que pide a puro grito de celuloide su justa revisión y reconocimiento.
lo mejor de la película es lo que deja caer, está vez eloy de la iglesia, se deja de yonkies, de homosexualidades, que tb las hay pero más bien insinuaciones, no renuncia a su estilo pero nos insinua cosas, y crea una atmosfera genial en toda la cinta. demostrando que es un director nada reconocido, pero que hay joyitas en su filmografia, y sin duda está es su mejor película.

 Un gran película, dejaros de los otros de amenabar, eso es un juego de niños, al lado de lo que ocurre en este film, eloy de la iglesia genio y figura.

7 comentarios:

  1. Tendré en cuenta a este director amigo. Soy muy seguidor del cine de culto mas clásico de principios de los 90's solo hasta el 96 o 97 de ahí solo me interesa mas el cine de los 80s hacia atrás. he visto muchas películas de tu país sobre todo cine de la década del 70 de terror y suspenso. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. cine de terror y suspense en España de los 70 y 80, hay directores básicos como: Eloy de la Iglesia, Grau, Amando de Ossorio, Jess Franco y Paul Naschy.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la recomendación, solo conocia a Franco y a Naschy. Pero le dare mas investigacion a ese cine Español y encontrar joyas como Otra vuelta de tuerca. Saludos!

    ResponderEliminar
  4. si te gusta el terror setentero español inspirado en la mítica Hammer, sin duda Jorge Grau y Amando de Ossorio, son dos grandes directores que han echo muy buenas películas.

    ResponderEliminar
  5. Ese es el punto que me gusta del terror. Muy a la Hammer. Gracias por el dato!... recuerdo una pelicula que es una de mis favoritas dirigida por un español Jose Ramon Laraz (Jozeph Larraz) Vampyres (Las hijas de dracula 1974) es mi favorita de ese director, junto con otras obras de culto. Muy al estilo de la Hammer. Tendre en cuenta a Grau y a Ossorio. Saludos!!!

    ResponderEliminar