martes, 7 de febrero de 2017

No quieren que Trump hable en el parlamento Británico

En total unos 1,6 millones de personas sumaron su firma y ahora el Parlamento está obligado a discutir la autorización del viaje oficial del líder estadounidenses. La sesión ya fue programada para el próximo 20 de febrero.

Al mismo tiempo, muchos líderes y simpatizantes laboristas se sumaron la semana pasada a las masivas manifestaciones que rechazaron, frente a la residencia oficial de May en Londres y en otras importantes ciudades del país, el veto inmigratorio decretado por Trump a fines de enero para prohibir el ingreso a su país de refugiados y ciudadanos de siete países de mayoría musulmana.

El repudio y las protestas contra el veto inmigratorio de Trump se multiplicó a lo largo y ancho de Estados Unidos y tuvo un rebote en gran parte del mundo. Sin embargo, en pocos países extranjeros provocó tanto rechazo público y explícito como en Reino Unido, uno de los aliados más incondicionales de Washington.


Hoy Bercow dejó en claro que el sentimiento anti Trump en Reino Unido se extiende más allá de las calles, de internet y de las filas de la oposición.

"A pesar de que habitualmente una invitación a un líder que está de visita para ofrecer un discurso se haría en nombre de los dos presidentes (de los Comunes y de la Cámara de los Lores), yo no querría extender esa invitación al presidente Trump", anunció el líder de la cámara baja y correligionario de May, quien fue acusada por la oposición en los últimos días de haber sido complaciente con Trump en su visita a Washington.

No hay comentarios:

Publicar un comentario