viernes, 10 de febrero de 2017

Los ojos del Dragón de Stephen King


Stephen King es un escritor con una prolífica carrera, donde hay cosas buenas y otras no tan buenas.  Ya lo he dicho en varias ocasiones y lo reitero, con escasas excepciones siempre me ha parecido un autor que sabe enredar bien la madeja pero que a la hora de desenredarla casi siempre se le hace la picha un lío, siendo habitiual que nos sirva finales del todo infantiles o perogrulladas que harían sonrojar a un principiante. Sus libros enganchan, pero sus finales muchas veces decepcionan, al pan, pan.

Este es un libro que podría filmar para la gran pantalla el rey Midas Speilberg. La historia parece, o lo es, un cuento para niños. El típico de reyes y magos, con los buenos y los malos muy perfilados y estereotipados, la típica historia que te imaginas de principio a fin y que no sorprende en absoluto. Es un libro para todos los públicos, como las pelis que los papás van a ver al cine con sus niños.

Para qué leerlo? Bueno, si no hay otra cosa se puede leer, es decir, su lectura es amena, aunque el poso que te vaya a dejar sea más bien imperceptible. Y eso que tiene detalles en la radiografía de los personajes que son interesantes, pero la historial en sí mismo es demasiado pueril, eso es lo que le falla un poco a este libro si buscas historias más con más chicha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario