miércoles, 15 de febrero de 2017

La crisis del Barcelona Lassa


Hablando solamente del plano deportivo porque está claro que en el plano institucional también existe una crisis de identidad muy importante y es que en el baloncesto en los últimos años no se da una a derechas. Eso de que el buen momento que atraviesa el Real Madrid de baloncesto agudiza la crisis del Barca es muy secundario.
También se habla de lesiones, es cierto que practicamente todos los jugadores del plantel en algún momento de la temporada han estado lesionados, pero en un plantilla de 14 y en un club que se puede permitir fichar a mitad de temporada, poner eso de excusa no sirve. Como tampoco sirve de nada multar a entrenador y jugadores por los malos resultados.
Esto es como una bola de nieve y a medida que van perdiendo partidos los jugadores van perdiendo la confianza pero que el problema viene dado ya por el propio diseño de la plantilla. El primer problema aquí es que no existe un líder. Está el líder simbólico que es Navarro pero no se traduce en el juego, pero vamos por partes.
En el puesto de base se decidió apostar por Rice, sus minutadas lo tienen castigado fisicamente y es que la lesión de Ribas trastocó los planes. Primero Renfroe y después Munford tratan de restarle minutos en cancha pero no son bases diferenciales o bases que aporten algo nuevo al juego del barca, cuando lo que necesitan es un base que sea buen defensor y cerebral, no hay un base que haga jugar al equipo pues Rice es un escolta encerrado en el cuerpo de un base, misma característica de Koponen. Stefan Peno es el base del filial y está haciendo una buena temporada en Leb Oro, pero estás no son condiciones para que desarrolle sus primera experiencia en la ACB, con tanta presión.
El puesto de escolta- alero es el peor cubierto en la historia del Barca reciente. Oleson y Navarro están a mil millones de kilometros de su mejor versión, no son ni la sombra de lo que fueron. Perperoglou es un alero secundario que en ese rol es un complemento de lujo pero nunca para ser primera espada. Markus Eriksson es un gran anotador, sobre todo triplista, no desarrollo todo su potencial pero por lo que sea el entrenador no apuesta al 100 % por el y no tiene regularidad.

En el juego interior nos encontramos con que no existe la figura del cuatro dominante que siempre tuvo en los últimos años el barca: Morris, Lorbek, Ilyasova, Vázquez... otro que está muy lejos de su mejor versión es Doellman que en el plano defensivo es un jugador muy blando. Claver es un jugador que nunca explotó pese a tener un físico y unas características buenísimas para este juego, pero no es el jugador llamado a tirar del carro. La única buena noticia es la progresión de Vezenkov.
Pese a las críticas recibidas, Ante Tomic es el jugador mas regular del Barcelona pero tampoco tira del carro, pues no todo son las estadísticas, en los momentos calientes no suele aparecer. Dorsey no ocupó el rol defensivo que tanto demandaba el equipo y Diagné aún está haciendo la mili y Faverani aporta puntos pero es irregular.
Un equipo desequilibrado en todas las líneas, con mucho talento individual pero flojísimo en el apartado defensivo, irregular en lo ofensivo y sobre todo con falta de actitud. Aún así hay brotes verdes si la directiva tiene un mínimo de sentido común y es que el Barca necesita un cambio de modelo urgente y que dejen paso y responsabilidad a jugadores como Eriksson, Diagné o Vezenkov. Para el año no hay demasiadas estrellas en el mercado pero lo que necesita es jugadores versátiles que ocupen varias posiciones en el campo, como puede ser el alero Micov del Galatasaray... solo por poner un ejemplo. Necesita raza, actitud, un Pete Mickael, un Saras, un Jasikevicius, un Basile... sin su clase, porque en Europa ya no quedan jugadores con la clase de los citados, pero que bajen el culo en defensa y que pidan la bola caliente, falta actitud.... pero si desde arriba se hacen tan mal las cosas es difícil que luego se traslade a la pista el buen juego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario