viernes, 10 de febrero de 2017

El Barca a la final de Copa

El Atlético estaba cómodo en el intercambio de golpes y el Barcelona era consciente de estar jugando con fuego. Simeone intentaba atacar con continuidad y generaba un peligro considerable.Savic de un cabezazo en el área chica puso a prueba los reflejos de Cillessen, el mejor de los locales, que para confirmarlo le paró un duro disparo a Koke y un cabezazo a Godín. Un Barça prácticamente inédito y desbordado, con errores defensivos no forzados, cedía todo el protagonismo al Atlético, que presentaba sus credenciales para la final.

Piqué estaba más pendiente de pedirle al público que animara que de concentrarse en su cometido, y el cuarto árbitro le pedía a Luis Enrique que se calmara. Al asturiano no le gustaba lo que veía y no paraba quieto en la banda. En el minuto 35 Denis Suárez había perdido cinco balones del modo más injustificado. El Atlético atacaba como el Barça sin la fluidez de Guardiola y el Barça se defendía como el Atlético sin la solidez de Simeone. Cillessen continuaba siendo el mejor de su equipo pero al Atlético le empezaban a faltar ideas para atacar.
Sergi Roberto arrolló al Niño y pudo ser penalti. El Barça generó poco, más pendiente de que el Atlético no pudiera sorprenderle al contraataque que de sus posesiones habituales; pero pese al esfuerzo y al dominio colchonero,el de siempre hizo lo de siempre, se bailó a tres defensores, chutó desde la frontal del área, y aunque Moyá pudo rechazar con su mano izquierda, ahí estaba el uruguayo cazador para dar forma a la genialidad de su compañero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario