viernes, 3 de febrero de 2017

Atlético 1 Barcelona 2

Comenzó a jugar la final en un arranque de talento, el que aporta un jugador fabuloso con ademanes pendencieros. Luis Suárez fabricó un gol a lo Maradona. La cogió en su campo y llegó hasta Moya como un bisonte en estampida. Carrera brutal, dos centrales de tronío (Godín y Savic) tumbados por la potencia con control y el toque sutil al otro costado del portero. Un gol soberbio digno de un fenómeno.
El Atlético, que hace unos meses convertía cualquier obstáculo en un mero contratiempo insignificante, se mostró desnudo esta vez. Desapareció el equipo capaz de taladrar montañas con las manos. Diseñó un holograma de su espíritu vacío. Carente de la energía y la convicción de antaño, se olvidó de jugar, de morder o presionar. Durante muchos minutos, dio la sensación de que había dejado de creer.
Aquel mensaje del Cholo en Neptuno, con la Liga del cabezazo de Godín en el puño, «si se cree y se trabaja, se puede», se difuminó con una raya en el agua.

Jugó mal el Atlético en la primera parte ante el peor enemigo posible.Asomaba ya Neymar, quien siempre acaba en el suelo le hagan falta o no. Funcionó Mascherano en una posición de ancla, su verdadero alma como futbolista. Amenazó siempre Suárez, un dolor de muelas, corpulento, vibrante y preciso. Pero faltaba Messi, el crack mundial, que casi ejerce mejor su virtuosismo como enlace que como punta. Cuando el argentino soltó el latigazo imposible para Moyá, violento impacto contra el poste, el Atlético revoloteaba como un zombi por el nuevo césped recién sembrado. Segundo gol y el rival, a la lona. El primer disparo rojiblanco con un cierto sentido, por decir algo, fue un eslalon de Koke después de una maniobra laboriosa, llena de barro por la izquierda.
Sin noticias de Griezmann, el Atlético adoleció de lucidez. El Barcelona se adueñó por completo del partido, una marcha más no solo en sus estrellas de la delantera. También apellidos de segunda fila como André Gomes o Mascherano desarmaban a un Atlético en los huesos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario