miércoles, 18 de enero de 2017

Tiananmen

Cuentan las crónicas que hace 25 años, el 4 de junio, se produjo una masacre en Tiananmen, la emblemática plaza en el centro de Beijing, donde muchos jóvenes se manifestaban a favor de la llegada del régimen democrático y el abandono del absolutismo y el control ejercido por el Partido Comunista. Las cifras no son claras, según las fuentes se habla de cientos de personas asesinadas, otras elevan la cifra por encima de los mil. Son cifras no oficiales. Para el gobierno chino y, por desgracia, para casi todo el pueblo, aquello jamás ocurrió.

China ha cambiado mucho desde entonces, pero sobre todo a nivel económico. A nivel político el aperturismo es casi nulo y el Partido sigue dominando todo el entramado social, los derechos y las libertades del pueblo chino, es un monstruo basado en el poder, hijo bastardo del genocida régimen de Mao y sus secuaces.

La prueba más evidente del control y la represión por parte del gobierno chino está precisamente en este aniversario. Su celebración, el reconocimiento mismo del hecho, está prohibida en China, es un tema tabú. Recuerdo haber leído que las jóvenes generaciones jamás han visto la mítica foto del hombre que se enfrenta sólo a los tanques, no sabían qué representaba, dónde había sido tomada... Esa foto es un sacrilegio, hablar de ella y de los acontecimientos que tuvieron lugar ese día es un pecado que se paga muy caro en la China fascista del siglo XXI. Y, por supuesto, nadie habla en público de ello. Si como occidental le sacas el tema a cualquier chino este te mirará como a un loco, pensará que te estás literalmente inventando algo o te enfrentarás con un muro de silencio basado en el terror, el miedo a sufrir la represión por parte del poder comunista. Increíblemente es así. El Partido Comunista ha conseguido que a nivel público la matanza de Tiananmen sea un acontecimiento truculento que nunca ha tenido lugar, ni squiera en la mente de los chinos.


Al otro lado de la frontera, en Hong Kong, la gente celebra cada año el aniversario de la tragedia. Recuerdan a los caídos, muchos de los cuales permanecen desaparecidos en el pasado o no tienen nombre, y reclaman la abolición del régimen fascista y la apertura hacia un régimen democrático. Hong Kong, excolonia británica, forma parte de China, de mainland China como le llaman, pero goza de un régimen autónomo y la gente puede expresar libremente su opinión, de lo contrario tendrían que exterminar a toda la población, porque han vivido durante 40 años en libertad antes de pasar a ser parte de China. El silencio de los fusiles sería la única solución, pero hasta ahí no han llegado porque hoy las comunicaciones no son las de hace 25 años. En teoría, es lo que está firmado, Hong Kong podrá disfrutar de este régimen de libertad y democracia hasta 2047, es lo que está firmado. Y luego qué? Otro Tiananmen?
  
Otras ciudades como Taipei, capital de la rebelde Taiwán, que el gobierno chino pretende anexionarse, han celebrado también el aniversario. Y no acaba ahí la cosa. Según Amnistía Internacional , unos 70 disidentes, activistas y familiares de las víctimas, han sido detenidos, puestos bajo arresto domiciliario, han desaparecido o han sido interrogadas por la policía china en las últimas semanas. Algunos periodistas extranjeros han sido seguidos por la policía para impedirles hablar con los turistas chinos y han sido interceptados, obligados a borrar fotos y expulsados de la plaza. Es decir, la pesadilla, lejos de acabarse, sigue más viva que nunca y hay nuevas víctimas cada año.

Esto es China hoy, una dictadura encubierta en un modelo de crecimiento y desarrollo económico sin precedentes. Pueblo chino, cuándo vas a despertar? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario