miércoles, 4 de enero de 2017

Phillipus el profeta

posiblemente con tintin en américa y el congo, el peor tintin. Estamos en plena segunda guerra mundial, herge, no podía tocar los temas que quería, pues Bélgica, estaba ocupada por Alemania. Así que se saco de la chistera temás fantásticos, no susceptibles a ninguna polémica.
Un aerolito, cae sobre la tierra, cuyo poder se desconoce, cae en la antartida, Tintin con el capitan haddock, y apoyados por una organización científica, iran a la caza y captura del aerolito.

No son los únicos, pues una banca americana, finanza y apoya otra misión para que se haga con el aerolito, misión que practicara toda serie de tretas para hacerse con el. Es una carrera contrareloj, que como siempre se resolvera a favor de tintin, en las últimas hojas.
No se si Herge, lo tendrá entre sus favoritos, pero estoy seguro que le hubiera gustado escribir sobre temas candentes, y no tan fantásticos. Tiene cosas curiosas: como el comienzo, que es de los que más me gustan de la saga, nada más ni nada menos, que se imaginan que es el fin del mundo.
Del apocaliptico comienzo, la cosa se tranquiliza hasta convertirse en un monotono viaje en barco hasta las tierras congeladas buscando el aerolito, con algún sobresalto debido a las trampas, continuas de la otra expedición, como mandar s.o.s falsos, o intentarles dejarles sin combustible.
El final nos devuelve a la emoción robada. No les da tiempo a llegar al aerolito, y tienen que hacer lo más arriesgado de sus vidas. En cuanto llegan, la sorpresa será morrocotuda, al descubrir, las propiedades del aerolito, que todo lo agiganta, quizás un tanto infantil, pero estamos en un comic fantástico y todo vale, así que el experimento le queda curioso.
No tiene ni la sobreidad de guión, ni la mitad de tensión, ni el estilo gráfico de otros tintines. Pero tiene cosas muy curiosas dignas de mención. Yo tengo la edición del 76, y la del 2000, y es curioso ver, como la censura de la epoca, se cebaba con los gustos alcoholicos del capitan haddock.
En cuanto a los personajes, Haddock, sigue siendo una comparsa, un hombre alcoholico, que dirige al barco de la expedición, y que es el presidente de honor de la liga de marineros antialcoholicos. Más bien, es la situación quién dirige todos sus movimientos. Aún no llego ese personaje, que dejaría en la sombra a tintin, en posteriores comics.
Dentro de las aventuras marítimas de tintin, quizás sea la más fantástica, pero la menos trabajada. Y es que como le paso cuando mando a tintin a la luna, ¿que más le podía suceder a tintin en la luna? estamos ante un genio con las manos maniatadas.
Este tintin es una retroacción, es como retroceder en el tiempo. Es como si fuese una aventura de las primerizas de tintin, con el congo y america. Después de ver como daba un salto de calidad con oreja rota, loto azul, y ver como el personaje y el mundo que le rodea se maduraba notablemente, en cetro de ottokar e isla negra, notamos un clarisimo retroceso. En cuanto a los personajes (quitando el papel de philippus el profeta, en esta aventura, el resto de personajes no son interesantes o carecen de peso) y el dibujo.
PERO gana en creatividad, explorando el terreno de las aventuras al estilo verne. ¿ QUE prefieren la sobriedad o lo fantástico? mucha gente adora este comic, o rackam el rojo, pero servidor se queda con el tintin comprometido de toda la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario