jueves, 26 de enero de 2017

La subida de la luz

Lo primero que hay que saber es que, incluso en las tarifas reguladas, solo un porcentaje —alrededor del 35%— de la cifra final que figure en su factura dependerá del precio del kilovatio. El resto del importe de la factura corresponde a los llamados peajes (tarifas fijadas por el Gobierno que incluyen los gastos asociados al uso de la red eléctrica y que se revisan cada tres meses) e impuestos (IVA e impuesto de electricidad). Por tanto, aunque la energía cara la acaban pagando todos los españoles —en el mercado libre el precio se determina por contrato entre empresa y clientes, y las empresas pueden revisar los acuerdos—, las oscilaciones puntuales del precio de la luz de esta semana (vinculadas a la subasta mayorista) solo afectarán a ese 35% de la factura y solo si es usted un cliente del mercado regulado.La tarifa o contrato regulado es la que antes se llamaba Tarifa de Último Recurso (TUR) y ahora se llama Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC). Solo pueden ofrecerla las empresas designadas como Comercializadoras de Referencia y solo pueden contratarla los clientes con una potencia instalada inferior a 10 kilovatios —un hogar medio suele tener una potencia de 3,3 o 4,4 kw—.


Esta tarifa es la que se está viendo afectada estos días por las subidas de pecio. ¿Por qué? En ella el precio de la energía varía día a día y hora a hora, en función de los precios que se marquen en la subasta del mercado mayorista que se realiza 24 horas antes. Este es el punto de encuentro entre las empresas productoras de electricidad y las comercializadoras y el precio se fija mediante subastas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario