lunes, 2 de enero de 2017

La cuarta K de Mario Puzo


Sinopsis: Ya se ha pasado la frontera del año 2000. El palestino Yabril ha tramado la operación terrorista más audaz de todos los tiempos: simultáneamente, el asesinato del Papa y el rapto de la hija del presidente de Estados Unidos. Su finalidad: humillar el prestigio de esta gigantesca potencia a los ojos del mundo.
Sin embargo, a pesar del éxito de la doble operación, el presidente estadounidense Francis Kennedy -vástago de aquella saga de políticos- acierta a defender la dignidad de su país. Enfrentado no sólo a los terroristas sino también a la hostilidad de las grandes fortunas y a las consecuencias de comportamientos irresponsablemente catastróficos, Kennedy sabrá zafarse del acoso de un universo convulso hasta una última, definitiva y trágica victoria.

Opinión Personal: Si con esta novela te esperas algo tan grande como El Padrino, te vas a llevar un chasco de proporciones épicas, no le llega ni a la suela, pero no por eso es un mal libro. El problema de la cuarta K es que quiere Puzo abarcar muchos frentes y la novela se desinfla y de que manera, pese a que los personajes están muy bien trazados ( algo que Mario Puzo siempre hace, por eso era tan bueno) Estamos en Estados Unidos, una organización terrorista ( los 100 hijos) asesina al Papa y secuestra el avión donde viaja la hija del presidente de los Estados Unidos, que posteriormente es asesinada por el terrorista Yabril.
La primera parte de la novela se centra en la preparación de este acto terrorista, pero no es una novela sobre terrorismo sino una novela de como funciona el gobierno de Estados Unidos ante las situaciones límites. Al frente del gobierno está Francis Kennedy ( personaje inventado pero que Puzo lo hace pasar por sobrino de JFK ) El es el gran protagonista de la novela. Los entresijos del poder, como Usa gestiona esta especie de situaciones límites.
Pero a la vez se produce una guerra clandestina por el poder, entre Usa y el Club Sócrates. Un club Sócrates que tiene el poder económico ya que está formado por los hombres que poseen la mayor fortuna del país y que tiene capacidad para comprar senadores, filtrar informaciones en la prensa y la televisión aunque no sean verídicas y tratar de derrocar a un presidente, que justamente es lo que van a tratar de hacer con Francis Kennedy.
En la novela, la acción terrorista tan solo es un punto de inicio para esta novela, digamos que las consecuencias políticas de este acto de barbarie, es el argumento principal a desarrollar... las cloacas del poder, lo que no nos quieren contar.
Es una guerra sin cuartel entre el club Sócrates y la administración Kennedy. Un Club Sócrates liderado simbolicamente por el Oráculo, un anciano de 100 años multimillonario con un sentido de superviviencia y una inteligencia fuera de lo común.
La novela empieza con un ritmo electrizante que atrapa al lector, pero poco a poco se diluye el tema principal. Os hablaba antes de las cloacas del poder y es que la figura de Kennedy se ve en un principio respaldada por la opinión pública, commocionada por el asesinato de su hija, después le dan la espalda por intentar bombardear un país asiático entero que da cobijo al terrorista, giros constantes del guión y es que en eso Mario Puzo está muy acertado, la política es inestable y la opinión del ciudadano muy cambiable, según lo que le digan el poder mediático, que por supuesto, está comprado por unos y otros.... por todos los que quieren ostentar el poder.
El ritmo de la novela decae porque Mario Puzo quiere darle enfasis a todos sus protagonistas, es una novela muy coral, con un mínimo de cincuenta protagonistas y todos ellos con un trazo de personalidad muy elaborado, aunque no todas las historias personales atraparan al lector.
Los personajes que están mejor trazados son el del presidente Francis Kennedy que logra captar primero el sentido de la tragedia que para su desgracia, tienen todo el clan Kennedy y sabe captar también la esencia del típico seductor, del hombre que enamoraba y convencia a un país entero por televisión pero también el hombre que despertaba el odio entre sus mas allegados y el poder militar y económico.... en definitiva, lo que trata Mario Puzo es de recrear la imagen de JFK, le hace llamar Francis y cambia la crisis de Bahía Cochinos por algo mas actual ( esta novela fue escrita en 1991) como es la lucha antiterrorista. Es un cebo muy comercial y un gran escritor como Puzo no necesita de esa clase de cebos para atrapar al lector. El lado positivo de esto es que Puzo vaticina accidentes nucleares, acciones integristas de grupúsculos violentos que no defienden ninguna bandera solo abanderan el odio y eso es muy interesante porque supo leer muy bien el escenario que contaría Estados Unidos en el futuro.
Sigamos con los personajes, El Oráculo está muy bien trazado y es como si fuera la voz reflexiva en toda esta locura. Christian Klee es un hombre muy oscuro y la mano derecha de Kennedy, la política no es agradecida y el cargara con todos los errores de su presidente. El resto de personajes ya no me resulta nada fascinante, pero también tengo que decir que Puzo vaticina que habrá algún día una mujer presidente ( Helen Du Prey en la novela, uno se imagina a la Clinton) y algún día un presidente negro.
El Club Sócrates contra el legado de los Kennedy. La idea mas sugerente de la novela es que Kennedy quiere dar un vuelco radical a la historia de Estados Unidos, dejar de la lado el capitalismo, una sociedad mandada por las grandes fortunas y el poder militar y dar un vuelco a la política y girar hacia la izquierda, pero maquillando siempre la verdad y escondiendo secretos debajo de la alfombra, como la explosión nuclear sucedida en New York que acabó con 10000 vidas, algo que se hizo para que la opinión pública se volviera a poner de parte de Kennedy y apoyara su decisión militar de bombardear al país asiático que dio cobijo al terrorista que acabó con su hija. De todas las pequeñas tramas y subtramas de la novela, está es la mas increible y difícil de creer. Creo que sería mas razonable que Puzo estirase la tensión del inicio y estableciera un pulso entre el terrorista y el presidente en vez del presidente con su segundo y la lucha clandestina por el poder en Estados Unidos.
Por supuesto el presidente acabará de una forma trágica sus días, no me convence la figura de su asesino, cojido con pinzas ni me convence el trágico final que simplemente es un cliché literario de lo mas predecible. Es una novela muy bien escrita, con un ritmo alto en su parte inicial, que decae por la mitad pero que vuelve a cobrar fuelle en la parte final aunque para mi gusto deja algunos cabos sueltos y no me resulta del todo creíble. Ni de lejos es la mejor novela de este autor pero aún así es bastante amena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario