viernes, 27 de enero de 2017

Isla Tabarca

La isla de Tabarca es la única de la Comunidad Valenciana que se encuentra habitada. Situada a unos 22 kilómetros de la ciudad de Alicante, más que de una isla, se trata de un pequeño archipiélago, compuesto por Tabarca y los islotes La Cantera, La Galera y La Nao. En el pasado, las costas de Tabarca sirvieron como refugio a piratas berberiscos, de manera que en el siglo XVIII, Carlos III ordenó su fortificación. Después, se erigió un pueblo que estaría habitado por familias españolas procedentes de diferentes países. Las murallas que lo rodean fueron declaradas Conjunto Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural.En la isla se han recuperado materiales de época romana, que evidencian que ya entonces debió estar poblada, aunque no se han localizado restos de construcciones que den fe de un poblamiento estable. No obstante, existen restos de una necrópolis así como edificaciones quizá industriales. Probablemente se identifica con la planesia   de los antiguos griegos que estrabón describió como una isla peligrosa por la abundancia de escollos, hecho que podría confirmarse por los diversos naufragios de naves romanas que se han hallado en las cercanías de la isla  Otro argumento a favor de esta hipótesis es que el geógrafo ceutí al idrisi  menciona la isla como بلناسية (Blanāsīa), clara derivación del nombre griego


Las primeras noticias sobre la necesidad de establecer alguna fortificación datan del siglo 13 En 1337  se autorizó la construcción de una torre, pero se desconoce si llegó a realizarse. Comoquiera que fuera, en 1427  se propuso organizar un buen sistema defensivo para impedir que fuera ocupada por los corsarios berberiscos venidos de argel , que la usaban como base de sus acciones contra el  campo de alicante y el bajo vinalopoDurante esta época se la conocía popularmente como Isla de San Pablo (Illa de Sant Pau), ya que según la tradición éste fue el lugar donde desembarcó  el apostol  Fue conocida también como Isla Plana (Illa Plana), aunque los cronistas persisten en las denominaciones Alones Insula e Islote de Santa Pola. En época de Felipe III se consideró la idea de construir una fortificación de grandes dimensiones, pero esta se desechó por los gastos que entrañaría su mantenimiento. Pese a todo, en 1760 comenzaron a construirse las primeras edificaciones de la isla, de la mano del conde de aranda  que había promovido también la colonización de Sierra Morena
La historia de la actual Tabarca comienza en 1758, cuando Carlos III  instado por el mercedario  fray Juan de la Virgen, consiguió la redención de un grupo de sesenta y nueve familias de origen ligur  que, bajo el gobierno de la república de Génova  se habían instalado en la isla tunecina de tabarca. Esta isla, que distaba unos trescientos metros de las costas norteafricanas, había sido sometida por el rey  de Túnez había reducido a sus habitantes a esclavitud  En ese estado permanecieron hasta el 1768 , en que comenzó el rescate, que se alargó hasta el 8 de diciembre del mismo año. Probablemente los tabarquinos llegaron por vía marítima a Cartagena y, de allí, en carretas hasta Alicante, donde quedaron provisionalmente instalados en el Colegio de la compañía de Jesús  vacío tras la expulsión de los jesuitas La fecha tradicional de su llegada a la 1769  Finalmente el conde de aranda consiguió su traslado a la isla de Santa Pola, a fin de permitirles recuperar el hábitat cotidiano, así como que pudieran seguir ejerciendo la pesca como actividad predominante. Además, el conde había estimado que una población civil estable en la isla sería una gran ventaja a la hora de mantener la plaza. Por tanto, no sólo se construyó un fuerte, sino que también se edificó un poblado con categoría de Ciudad  que tomó el nombre de Nueva Tabarca. En total, fueron 296 los tabarquinos instalados en la isla, de los cuales 31 habían nacido en Italia, 137 en tabarca, 70 durante el cautiverio en Túnez durante el cautiverio en Argel

No hay comentarios:

Publicar un comentario