jueves, 12 de enero de 2017

Drácula

El Príncipe Dracula, quien gobernó las tierras que en el presente conforman el país de Rumania, nació en 1431. Su lugar de nacimiento, Transilvania, es la región que fue habitada en la antigüedad por los Daco-Romanos. Habiendo sido conquistada por Roma en los años 101 a 105 DC, los Dacios, habitantes originales, al renunciar a la lucha por las tierras, permitieron su incorporación al Imperio Romano. Así la Rumania de los tiempos fue testigo de una inmigración masiva desde todos los rincones del Imperio. Localizada más allá de los montes Carpatos y debido a su posición geográfica, muy cercana al Mar Negro y a los tierras de los Turcos Otomanos, Transilvania y la región entera fue vulnerable a la invasión de los infieles, quienes al conquistar estos territorios, ganaron libre acceso a la Europa Central.
La invasión turca trajo consigo destrucción generalizada, quema de campos y villas y la muerte de una gran proporción de la población. Pero los turcos no sólo trajeron muerte en forma de guerra, sino también enfermedades tan terribles como la sífilis, la tuberculosis, la lepra y la viruela. Estos estragos generaron en los pobladores del país un estado de pérdida total de la inocencia y una gran dependencia de lo que hoy llamamos superstición, creyendo firmemente en el poder del mal, el cual tenía que ser combatido con la consulta de oráculos y adivinadores. Este es el clima que conforma la cuna cultural del jóven Vlad Dracul.
Entre los ancestros de Vlad, Mircea El Grande, su bisabuelo, fue famoso en la historia por sus aptitudes diplomáticas y por la conquista exitosa de nuevos territorios. Su asiento fue Valaquia, región vecina a Transilvania. Para evitar rendirse ante los turcos, Mircea el Grande firmó un tratado de alianza con Segismundo de Luxemburgo en 1935. Después del tratado, Mircea tomó parte en una cruzada conducida por Segismundo contra los otomanos.
Mircea, envió a su nieto Vlad (padre de Drácula), próximo en la línea de sucesión a la corte del rey Segismundo para ser instruido en costumbres nobles desde temprana edad. Vlad como heredero al trono de Valaquia buscó la protección de Segismundo en la defensa contra los turcos. Así, Segismundo introdujo a Vlad en la Orden del Dragón, secreta sociedad fraterna para proteger al rey alemán, su familia, defender el Imperio, propagar el Catolicismo y luchar contra los turcos.
En febrero de 1431. Vlad fue hecho Caballero de la Orden del Dragón. Dentro de sus reglas, se requería el uso de dos capas: una verde, símbolo del dragón, para ser usada sobre prendas rojas que representaban la sangre de los mártires; una negra, usada sólo los viernes o durante una celebración. Adicionalmente, cada miembro debía portar un medallón con la insignia de un dragón artísticamente creado por un maestro artesano, como símbolo de la victoria de Cristo sobre las fuerzas de la oscuridad.
Cuando Vlad regresó a su país natal, fue llamado "Dracul" por la nobleza terrateniente de Valaquia, como reconocimiento a su honor como miembro de la Orden del Dragón (draco en latín). Sin embargo, la gente de Valaquia en su mayoría, desconociendo el título de caballero, y viendo a un dragón en su escudo y posteriormente en sus monedas, lo llamó "Dracul" haciendo referencia a la iconografía ortodoxa en la que se representa al Diablo como dragón.

Dracula fue el nombre dado por historiadores y novelistas al hijo de Vlad ya que en rumano en sufijo "a" significa "hijo de". La familia entera de Vlad fue conocida como Dracul.
Tan pronto como Vlad fue hecho caballero de la Orden del Dragón, fue declarado Príncipe de Valaquia. Sin embargo, no pudo tomar el trono en seguida puesto que su medio-hermano Alexandru Aldea había tomado posesión durante su etapa de educación en la corte de Segismundo. El Emperador nombró a Vlad como gobernador militar de Transilvania, con la tarea de proteger sus fronteras. Vlad decidió establecer su ejército en la fortaleza de Sighisoara debido a su posición central y estratégica.
Vlad Dracul engendró tres hijos legítimos: el segundo hijo también fue llamado Vlad Dracul, nació en Diciembre de 1431 y se hizo famoso en el mundo como el Príncipe Drácula, El Empalador.
Bram Stoker es el creador de uno de los personajes más versionados de la historia, Drácula , pero está inspirado en un personaje real. Se trata de Vlad Tepes III, más conocido como Vlad el Empalador, que fue príncipe de Valaquia (Rumanía), entre 1456 y 1462. Ha sido definido como corpulento, musculoso, con apariencia fría, nariz aguileño, bigote y pómulos sobresalientes. Su sobrenombre procede de su afición a empalar.
Sus prácticas no eran tan tremendas en aquella época, quizá su leyenda negra procede de su padre, Black Dracul, que significa dragón, una orden procedente de los emperadores germánicos para acabar con los turcos. Tuvo una infancia complicada, pues fue utilizado como rehén a cambio de que su progenitor fuera liberado.
Empalaba a diestro y siniestro, y llegó a talar varios bosques para utilizar la madera para ello. De hecho, muchas de estas deforestaciones eran temidas por los turcos. Su costumbre era comer carne delante de los empalados, y se decía que incluso llegaba a beber sangre, de ahí el origen de su leyenda. Se calcula que entre 40.000 y 100.000 personas fueron empaladas durante su gobierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario