jueves, 12 de enero de 2017

Controlaré tus sueños de John Verdon

Sinopsis: ¿Puede utilizarse una pesadilla como arma homicida? Esa es la inquietante pregunta a la que se enfrenta Gurney en la emocionante nueva entrega de esta serie de best sellers internacionales. El que fuera detective estrella del Departamento de Policía de Nueva York tiene que resolver un enigma desconcertante.

Opinión Personal: Me lo regalaron estas navidades y me lo leí en agradecimiento. No hay nada peor que comprar a ciegas un libro sin conocer tus gustos y es que John Verdon puede ser el autor que te regalen en navidades si solo saben que te gusta la novela negra. Es el típico autor que cada libro suyo lo convierte en un Best Seller y está en todas las grandes superficies pero eso no quiere decir que sea literatura de calidad.
Centrándome, diré que no pretende tampoco ser literatura de calidad, mas bien de evasión. Es un Thriller que se mueve entre lo psicológico, terrorífico, la novela negra. Empiezo por los personajes, nada trabajados. Tengo que decir que no me leí las novelas previas de Verdon, siempre protagonizadas por el investigador privado Dave Gurney, y ni ganas, la verdad.
Dave Gurney es un investigador privado que carece por completo de personalidad, no podemos decir nada de el ni fisicamente ni psicologicamente. Su mujer, Maddie tampoco le va a la zaga, aunque en esta última novela es poseedora de un secreto que ocupa la parte central de la novela, puro relleno para desviar la atención de la trama principal, objetivo que utilizan todos los que hacen Thrillers, para que no resulte tan obvio saber quién es el asesino... porque de eso se trata esta novela.
Solo el personaje de Hardwick está minimamente trabajado, aunque es el único " gracioso" de esta novela, tiene un lenguaje que parece extraído de película barata americana de sobremesa. El psiquiatra acusado, Hammond, es el que le pone la controversia en la novela y te lleva a una u otra dirección, personaje clave, aunque personaje como todos los que pululan por estas páginas, sin ningún interés.
La forma de escritura es la típica de un Thriller. Capítulos cortos que todos acaban con un interrogante, esto ya lo utilizaba en los años cincuenta Hergé en Tintin. Descripciones de cuatro o cinco líneas que no aportan nada y diálogos cortos y directos al grano, si buscas literatura de calidad no la vas a encontrar en esta novela.
Quedamos en que los personajes no valen nada y que es literatura del baratillo, pero algo tiene que tener Verdon para ser un escritor de éxito, son sus tramas las que llaman la atención. La de esta novela es muy enrevesada. Cuatro tipos acuden a un psiquiatra, los cuatro tienen el mismo sueño y los cuatro se acaban cortando las venas por culpa de esa pesadilla. El psiquiatra es acusado de homicidio y se abre la veda, Gurney tiene que demostrar que es inocente y por ello viaja al Valle del Lobo, un lugar montañoso donde se hospeda ese psiquiatra y todos los sospechosos.... en este sentido, Verdon es de lo mas clásico y recuerda al típico esquema de Agatha Christie, todos encerrados en una casa y averigua quién o quienes son los asesinos, así de sencillo.
Trata de desvíar la atención constamente para provocar la duda en el lector, lo único interesante de la novela es descubrir quién es el asesino y sobre todo cual es el motivo que le empujó a hacer eso. Poca sorpresa con quién era el asesino pero sobre todo me parecieron muy endebles sus motivos. El caso es que las subtramas no aportan absolutamente nada y la subtrama principal radica en saber que le sucede a Madeleine, la mujer de Gurney, que tiene una historia del pasado que no le permite avanzar. Muy liosa la novela en su parte final, casi diría que atropellada y muchísimo relleno innecesario en las primeras 100 hojas.
Hubo un tramo de la novela que si me pareció interesante, cuando empezó a investigar sobre las cuatro víctimas y descubrió que habían estado en un campamento infantil donde formaron un grupo con sobrenombres como Lobo, Mustela, León , se dedicaban a hacer el mal, con lo cuál Verdon pretende decirnos que nadie es tan bueno ni nadie tan malo. Pretende darle la vuelta al típico esquema de la víctima y pretende convertirlo en verdugo, eso me pareció interesante. Como también me interesó el trágico final, un tanto salvaje, tanto, que parece extraído de la película Hostel en cuanto a su crueldad, no en cuanto a argumento que no tienen nada que ver, un poco de carnaza para hacerlo diferente de otros Thrillers de novela negra. Simplemente pasable pero no me apetece repetir con Verdon.

No hay comentarios:

Publicar un comentario