jueves, 5 de enero de 2017

Chicago Cab

Título original: Chicago Cab
Año 1998
Duración 96 min.
País:  Estados Unidos
Director: Mary Cybulski, John Tintori
Guión: Will Kern (Obra: Will Kern)
Música: Page Hamilton
Reparto: Paul Dillon, Gillian Anderson, John Cusack, Julianne Moore, Michael Ironside, Laurie Metcalf, John C. Reilly, Michael Shannon, Tara Chocol, Shulie Cowen, Darryl Theirse, Phillip Edward Van Lear, Tracy Letts
Sinopsis: Adaptación de una obra de teatro que sigue las andanzas durante 14 horas de un taxista de Chicago (Paul Dillon) en plenas Navidades, cuando las neuras y pasiones de la gente están disparadas.
La vida vista a través del caleidoscopio del interior de un taxi, así se podría sintetizar al máximo lo que nos ofrece esta peli. Actores nada conocidos para el gran público, pero sí con nombres destacados en la producción.
La visiónde la vida que nos ofrece ese taxi de la ciudad de Chicago no es precisamente onírica. Es un punto de vista muy crudo, basado en el día a día, en las miserias de la vida y de la condición humana, la cotidianeidad más prosaica y vergonzosa del ser humano. La gente que sube al taxi es de un estrato social bajo o medio-bajo en su mayoría, aunque hay algún infiltrado, algún hijo de puta que quiere sacar tajada de su condición superior, es decir, de tener más pasta que los congéneres que ningunea. Se nos van mostrando escenas de parejas discutiendo, de tipos que se quejan de que tal o cual persona le estafa, de una mujer violada y maltratada, de gente que ha perdido a sus seres queridos, etc. Todo esta acción transcurre en el período navideño, lo que le de más enfásis a toda la roña que se va pasando por la gran pantalla.
El taxista tiene su parte también en este mar de privaciones y despropósitos, es al mismo tiempo un actor pasivo, que está ahí por trabajo, que funciona como muro de las lamentaciones, y por otra parte representa el rayo de esperanza, el átomo de bondad que los guionistas quieren poner en la historia.
Es una peli en el que quién más quién menos se sentirá identificado con una parte mayor o menor de la mierda que se nos sirve enlatada en el taxi del Sr. Dillon, eso hace que nos involucremos en la historia desde el minuto uno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario