miércoles, 25 de enero de 2017

alerta de sequía en Galicia

Las dos demarcaciones hidrográficas gallegas (Galicia Costa y Miño-Sil) están en prealerta, con los embalses en una media del 45% de su capacidad. El organismo responsable de la gestión y el control del agua en la Xunta (Augas de Galicia), también ha mandado un aviso a empresas y particulares para que “extremen el consumo responsable”. Y, mientras tanto, los pueblos ahogados durante la dictadura recobran la vida los fines de semana con los vecinos que vuelven y los turistas que acuden a fotografiar la dramática estampa. Decenas de aldeas, carreteras, puentes, viñedos, peces asfixiados y restos prehistóricos como castros y petroglifos ven la luz bajo un cielo sin nubes mientras otra España se inunda.
El embalse de Fervenza, entre los municipios coruñeses de Mazaricos, Vimianzo, Dumbría y Zas ronda el 20% de su capacidad. En siete meses de escasas precipitaciones, el agua no ha hecho más que bajar hasta dejar al aire la forma circular de un enterramiento megalítico en Baíñas (Vimianzo) que a pesar del tiempo que ha estado sumergido conserva en pie algunas piedras del dolmen que lo coronaba.

El embalse de Belesar, el más extenso del Miño, también ha dejado al aire en Chantada (Lugo) los seculares bancales del fondo del valle en la Ribeira Sacra, una técnica de cultivo de la vid que se fundó en tiempos del Imperio Romano. Los caldos eran exportados en ánforas elaboradas con la fórmula artesana que hoy mantiene viva el último alfarero de Gundivós (Sober, Lugo). Y probablemente se dedicasen al vino algunos de los hombres que habitaron un poblado mágico, castreño y luego medieval, que también ha salido a flote. Es Castro Candaz (Chantada), una de las mayores reliquias de esta Galicia bajo el agua dulce. La cima afloraba los veranos pero no se podía llegar. Sin embargo, esta vez el nivel ha bajado tanto que ha emergido el istmo que lo comunicaba. Los vecinos de la zona temen que el aluvión de visitas acabe por derruir unos muros milenarios que el agua preservó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario