sábado, 26 de noviembre de 2016

Hacía rutas salvajes

2007 Usa 14o minutos. drama. Director: Sean Penn. Guión. Sean penn. música: Michael Brook. fotografía: Eric Gautier. productora: paramount vantage. Reparto: emile hirsch, marcia gay harden, william hurt, jena malone, brian dierker, vince vaughn, kristen stewart, catherine keener, hal holbrook, thure lindhart, signe egholm olsen, zach, haley ramm, rd call.
Sinopsis: A principios de los años noventa, el joven e idealista Christopher McCandless (Emile Hirsch), adopta el nombre de Alexander Supertramp, deja sus posesiones y sus ahorros a la beneficencia y abandona el mundo civilizado con rumbo a la salvaje Alaska para entrar en contacto con la Naturaleza y descubrir el verdadero sentido de la vida. Adaptación del best-seller de Jon Krakauer, basado en las notas del diario de McCandless


Quizá esta película levantara en mí, sensaciones de desasosiego, de fuerte afinidad o de ímpetu por la aventura. Quizá lo hubiera hecho hace algún tiempo. Pero os voy a narrar un hecho que pudo cambiar mi opinión sobre ciertas cosas, entre estas, la película.

Tengo un amigo, cuya madre es todo corazón. Es buena gente, educada, inteligente y servicial. Fue también, en su momento, una segunda madre para mí cuando yo vivía en aquel lugar. Recuerdo que yo estaba en la cama de un hospital y ella, venía a verme con regularidad, dejaba que mi madre se tomara un descanso y fuera a casa. Esta mujer un día, con lágrimas en los ojos me dijo que su otro hijo (el hermano de mi amigo) llevaba ocho días sin decir nada. Estaba sólo de vacaciones por Marruecos.


La mujer, desconsolada, no llegaba a comprender porqué le costaba tanto coger un teléfono. Yo intentaba consolarla diciéndole que era un país muy seguro, con gente hospitalaria y con pocos teléfonos. Nada de esto era falso, pero también yo sabía que si querías llamar podías hacerlo.

Al cabo de una semana el volvió sin haber dado señales de vida. Cuando yo le pregunté por qué, me contestó que no tenía que dar cuentas a nadie. Que por eso desaparecía. Entonces comprendí que no era cuestión de desintoxicarte de este mundo computerizado, que no era cuestión de una búsqueda existencial o de abrazarse a largos periodos de silencio. Era egoísmo. Pensé para mí cuantas veces pude caer en este error, en cuantos viajes, mi madre se sentó al lado del teléfono esperando una llamada.



En “Into the Wild” hay una frase que resume quizá todo esto: “A veces, los hijos pueden ser muy crueles con los padres”. Tal vez por ello, no congenio con el protagonista, tal vez por ello, me cae hasta mal. Emile Hirsch hace bien su trabajo, consigue que quiera darle una patada y espabile.

Con una road movie, Sean Penn plasma con acierto, la experiencia enriquecedora del viaje y la aventura de adentrarse en lo desconocido. De la mano de uno de los más grandes escritores de aventuras, Jack London, el protagonista nos desvela, en casi siempre innecesarios flashback, trazos de sus relaciones familiares para que podamos recomponer su presente y quizá, entenderle. También me pareció innecesario el no mantener la linealidad en la historia, algo que se está poniendo muy de moda.

Aunque la labor en la dirección de actores es muy significante (además de su actor principal, podemos también gozar con una soberbia actuación de Hal Holbrook) a Penn se le escapa un poco el excesivo metraje de una historia que debería haber durado mucho menos.

2 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo, me ha encantado ver alguien que piensa como yo. No se trata de dar explicaciones o cuentas de tu vida a los demás, sino de tener en cuenta que no estás solo en el mundo y siempre va a haber alguien que se preocupa por ti y que sólo necesita saber que estás bien y disfrutando de la vida si es posible.
    Sería muy triste no tener a nadie que te eche de menos y que quiera saber como te va la vida.

    ResponderEliminar
  2. pues si, siempre hay alguién que se preocupa por nosotros y por eso merece la pena la vida.

    ResponderEliminar