lunes, 28 de noviembre de 2016

El Cob Ourense le gana al Huesca

Anoche el COB no convenció. Quizá ni gustó. Solo por momentos estuvo lúcido, nunca equilibrado y tampoco con continuidad. Fue más bien un quiero pero no puedo por los dos bandos que acabó en lo que se merecía, en un cara o cruz. Y ahí, pues eso, gana el que está de quiero.

Aunque es verdad que el COB llegó a ese final con coartada. Porque jugó casi todo el partido en alerta roja con los pívots. Amenazados permanente por la faltas Guerra y Wright. Y sin Flis en los últimos 15 minutos por lesión. El ruso tiene un fuerte golpe en la parte interna de su rodilla derecha. La primera exploración fue preocupante pero la radiografía que se le realizó posteriormente en el hospital tranquiliza un pocos más. Jugar el martes es otra historia.


Con pívot presenciales el COB tuvo el partido en la mano y casi lo regala. Ganaba por 8 a dos minutos del final (60-68) y se empeñó en perderlo. Primero con tres pérdidas, a cada cual más absurda, y luego con una extraña condescendencia de Christian Díaz que permitió a Gintvainis llevar el partido a la prórroga con un triple tan meritorio como evitable.

Y ahí sí gustó el COB. Incluso impresionó. Se mandó un 2-13 sin respuesta. Mitrovic, Fernández y Jukic salieron a triple por cabeza para sellar una victoria que deja al COB a una del liderato. Tremenda temporada la que se están mandando los de García de Vitoria.

El martes sigue la liga. Aquí no hay descanso. Llega el Rioja, que es colista, pero la rodilla de Flis es ahora incluso más importante que ese partido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario