miércoles, 5 de octubre de 2016

Vicente Parra

(Oliva, Valencia, 1931-Madrid, 1997) Actor español. Se especializó en papeles de galán. Alcanzó sus máximos éxitos con las películas ¿Dónde vas Alfonso XII? (1958) y ¿Dónde vas triste de ti? (1960). En 1971 fue galardonado con el premio al mejor actor otorgado por el Círculo de Escritores Cinematográficos por su papel en La semana del asesino. Entre 1967 y 1990 desarrolló una intensa actividad teatral. Su último trabajo para el cine fue Tranvía a la Malvarrosa (J. L. García Sánchez, 1996).Vicente Parra falleció el 2 de marzo de 1997. Se cumplen ahora, por lo tanto, dieciocho años. Tenía sólo sesenta y seis y padecía un tumor canceroso. Con una biografía notable en el cine y el teatro, desde comienzos de los años 50. Apareció por última vez en la pantalla en Tranvía a la Malvarrosa; una breve colaboración, pocos meses antes de su muerte. La verdad es que nunca logró superar la popularidad conseguida en 1956 con ¿Dónde vas, Alfonso XII? junto a Paquita Rico,


 por mucho que se esforzara a lo largo de los casi cincuenta títulos de su filmografía. Justo es recordar, desde luego, sus excelentes trabajos en La verbena de la Paloma, dirigido por José Luis Sáenz de Heredia, Nobleza baturra, de Juan de Orduña y sobre todo dos filmes algo malditos del muy discutido Eloy de la Iglesia: La semana del asesino, donde estaba Vicente Parra. Su papel de Alfonso XII le convirtió en uno de los actores más taquilleros de los años 50 y sin embargo, como revela este libro, nunca consiguió ser feliz pese al éxito. Compañeras como Sara Montiel o Analía Gadé le recordaban como un hombre torturado psicologicamente y sufridor. El motivo era su homosexualidad. Siempre mantuvo oculta su tendencia sexual para poder seguir en papeles como los de 'Nobleza baturra'. sensacional, y Nadie oyó gritar. - Seguir leyendo: http://www.libertaddigital.com/chic/corazon/2015-03-01/vicente-parra-y-la-tortura-de-no-aceptar-su-homosexualid
En el escenario logró asimismo interpretaciones muy logradas, como en El hilo rojo, donde personificó a Sigmund Freud. Yendo de gira con su propia compañía compartió confidencias con su primera actriz, Fiorella Faltoyano, quien recordaba esto: "Era un hombre de personalidad complicada y un bellísimo ser, pero no había podido aceptar su homosexualidad y eso le torturaba. De puertas afuera, un galán que enamoraba a las mujeres y una gran estrella del cine y el teatro, pero por dentro era como un niño pillado en falta, siempre temeroso que lo descubrieran". Para poder interpretar siempre papeles de seductor mantenía oculta su tendencia gay, amén de que quisiera luchar contra ella algunas veces.
El cantante Enrique del Pozo (el de Enrique y Ana) dirigió el documental El mundo rosa reivindicando el colectivo de actores homosexuales y contó esto: "Hubo quienes denunciaron a compañeros homosexuales por envidia, para quedarse con sus papeles. Una víctima fue Vicente Parra". Y Lola Herrera, que se emparejó con él en varias comedias (Chéri, Rebelde) decía de él: "Era muy envidiado y criticado, nunca le perdonaron el éxito, ni siquiera cuando después de muchos años lo perdió". Vivía frente a la madrileña Plaza de España puerta con puerta con Sara Montiel. Pasaban juntos algunas tardes viendo viejas películas en video de Greta Garbo y Marlene Dietrich. De la primera tenía una amplia colección de fotografías, lo mismo que de su idolatrada Imperio Argentina, con quien representó una comedia en Buenos Aires.
- Seguir leyendo: http://www.libertaddigital.com/chic/corazon/2015-03-01/vicente-parra-y-la-tortura-de-no-aceptar-su-homosexualidad-1276541859/ad-12
En el escenario logró asimismo interpretaciones muy logradas, como en El hilo rojo, donde personificó a Sigmund Freud. Yendo de gira con su propia compañía compartió confidencias con su primera actriz, Fiorella Faltoyano, quien recordaba esto: "Era un hombre de personalidad complicada y un bellísimo ser, pero no había podido aceptar su homosexualidad y eso le torturaba. De puertas afuera, un galán que enamoraba a las mujeres y una gran estrella del cine y el teatro, pero por dentro era como un niño pillado en falta, siempre temeroso que lo descubrieran". Para poder interpretar siempre papeles de seductor mantenía oculta su tendencia gay, amén de que quisiera luchar contra ella algunas veces.
El cantante Enrique del Pozo (el de Enrique y Ana) dirigió el documental El mundo rosa reivindicando el colectivo de actores homosexuales y contó esto: "Hubo quienes denunciaron a compañeros homosexuales por envidia, para quedarse con sus papeles. Una víctima fue Vicente Parra". Y Lola Herrera, que se emparejó con él en varias comedias (Chéri, Rebelde) decía de él: "Era muy envidiado y criticado, nunca le perdonaron el éxito, ni siquiera cuando después de muchos años lo perdió". Vivía frente a la madrileña Plaza de España puerta con puerta con Sara Montiel. Pasaban juntos algunas tardes viendo viejas películas en video de Greta Garbo y Marlene Dietrich. De la primera tenía una amplia colección de fotografías, lo mismo que de su idolatrada Imperio Argentina, con quien representó una comedia en Buenos AiEn el escenario logró asimismo interpretaciones muy logradas, como en El hilo rojo, donde personificó a Sigmund Freud. Yendo de gira con su propia compañía compartió confidencias con su primera actriz, Fiorella Faltoyano, quien recordaba esto: "Era un hombre de personalidad complicada y un bellísimo ser, pero no había podido aceptar su homosexualidad y eso le torturaba. De puertas afuera, un galán que enamoraba a las mujeres y una gran estrella del cine y el teatro, pero por dentro era como un niño pillado en falta, siempre temeroso que lo descubrieran". Para poder interpretar siempre papeles de seductor mantenía oculta su tendencia gay, amén de que quisiera luchar contra ella algunas veces. - Seguir leyendo: http://www.libertaddigital.com/chic/corazon/2015-03-01/vicente-parra-y-la-tortura-de-no-aceptar-su-homosexualidad-1276541859/res.Vicente Parra. Su papel de Alfonso XII le convirtió en uno de los actores más taquilleros de los años 50 y sin embargo, como revela este libro, nunca consiguió ser feliz pese al éxito. Compañeras como Sara Montiel o Analía Gadé le recordaban como un hombre torturado psicologicamente y sufridor. El motivo era su homosexualidad. Siempre mantuvo oculta su tendencia sexual para poder seguir en papeles como los de 'Nobleza baturra'.
- Seguir leyendo: http://www.libertaddigital.com/chic/corazon/2015-03-01/vicente-parra-y-la-tortura-de-no-aceptar-su-homosexualidad-1276541859/76541859/

No hay comentarios:

Publicar un comentario