lunes, 31 de octubre de 2016

Rajoy investido

Al término de la sesión, el presidente, quizá consciente de lo acerado de sus palabras, intentó suavizar el mensaje ante los periodistas: «Espero que podamos trabajar de forma conjunta. Yo ofrezco pactos de Estado y lo que digo es que las grandes cuestiones nacionales y los compromisos con Europa hay que atenderlos. No son cuestiones de uno u otro Gobierno, son cuestiones de país».

«España necesita algo más que una simple investidura. Necesita un Gobierno que esté en condiciones de gobernar. No de ser gobernado, sino de gobernar». Con esta frase, pronunciada nada más arrancar el discurso, preparó Rajoy a la Cámara para las exigencias que desgranaría a continuación.
«La política de cualquier gobierno sensato no admite más que un rumbo, y ha de marcarlo el Gobierno. Está para eso. Se le vota para eso. No cabe votar con varios criterios a la vez», sentenció. Si así fuera, si su mandato estuviera al albur de lo que reclaman unos y otros, si padeciera «una falta de apoyos o le sobraran los obstáculos», España , opina el nuevo presidente, tendría que pagar «un precio ruinoso».

No hay comentarios:

Publicar un comentario