lunes, 31 de octubre de 2016

No hay que morir dos veces de Francisco González Ledesma

 Sinopsis: Una niña que vive aislada en una casa que recibe demasiadas visitas, un hombre que acepta el encargo de volver a matar, una novia que dispara a su prometido en plena boda. ¿Tienen algo en común estos crímenes? Tras este comienzo que nos deja sin aliento, se desgranarán todas las pruebas y seguiremos todas las pistas a través de las calles de Barcelona en esta novela apasionante que descubre el alma del asesino.

 Opinión Personal:  No es la mejor novela del comisario Mendez ni de lejos, pero aún así, es altamente recomendable, ¿ Porque? pues porque Ledesma ( que en paz descanse) es un maestro del género. Es una novela negra con muchos personajes y subtramas y mi queja es que quiere abarcar tanto que alguna de estas subtramas están cojidas con alfileres.
De todas formas, vamos al grano. Nos encontramos  a Mendez, viejo policia sin esperanza que es como un viejo amigo para el lector, a la altura del Carvalho de Montalbán. Si ya te leiste alguna novela sobre Mendez, te echarías unas risas con los diálogos que mantiene con el inspector Monterde o cuando Amores aparece por sorpresa en la novela, normalmente para un acontecimiento trágico.
Méndez es el antimorbo en persona, un desastre como ser humano en propias palabras de Méndez, nadie le quiere, pero ama las calles y conoce todos sus secretos. Es la antitesis del típico policia de novela americana, sin hijos, feo, barrigudo y siempre con un pie en la tumba, pero es sagaz y solo el sabe hilvanar los hilos para poner en claro las cosas.
De once novelas protagonizadas por Mendez, esta es la décima, como dije está muy alejada de obras como Expediente Barcelona, Crónica sentimental en rojo o los símbolos, pero aún así, el personaje de Mendez tiene un gancho brutal con el lector.
Lo que mas me llamó la atención de la novela es que nos encontramos ante el Mendez mas melancólico, incluso triste, sin esperanza y sobre todo mas íntimista, eso sí, no pierde su sentido del humor tan ácido que siempre le caracteriza y que alguna carcajada arrancara al lector.
Otra cosa, no es una novela de Mendez, el resuelve el complicado acertijo pero es una novela coral con muchos protagonistas, buenos y malos y de doble rasero. Por una parte nos encontramos con Nadia, una niña con síndrome de Down que es explotada sexualmente  por una Madame  y a la que quieren utilizar como conejillo de indias en un atentado terrorista, un personaje entrañable que saca el lado tierno de Mendez, una vía poco explorada anteriormente por el autor.
Por otro lado está Gabri, salió de la cárcel, donde tuvo una condena por haber asesinado al violador de su mujer, que murió en el parto. Gabri recibe la oferta del empresario Conde de una gran suma de dinero si consigue matar a un hombre. Le pone un piso de vigilancia enfrente de su presa pero resulta que el hombre resulta ser una mujer, y sabemos lo que hizo Gabri por una mujer para acabar en el trullo, por lo tanto, hay enredo asegurado.
Por otra parte en medio de estas subtramas, tenemos una especie de fantasma, un asesino con pajarita y ojos de muerte. Este fantasma se va cargando poco a poco a la chusma que aparece en esta novela, desde la madame pasando por terroristas y pederastas, tiene un plan y esa es la clave de la novela. La imagen de este fantasma se va diluyendo haciendo cada vez mas clara para el lector a medida que van sucediéndose los capítulos y cuando están todas las cartas sobre la mesa, surge un enemigo para Mendez de talla internacional, algo con lo que no se había enfrentado antes.
Sandra se va a casar con su novio, cuando se dan el si quiero ella saca una pistola y asesina a sangre fria y delante de todos a lo que iba a ser su marido. Resulta que su marido también llevaba una pistola y que la idea original era sacar la pistola al mismo tiempo y matarse los dos. Mendez pensaba que era una historia de odio pero resulta que es una historia de amor. Quizás de todas las pequeñas historias que hay en esta novela con la de la proxeneta me pareció la mas floja.
Esta son las tres historias que nos presentan. Mendez va saltando de un caso a otro por orden de su superior el importante señor Monterde. Mendez es el que descubre que entre estos casos tan dispares: 1) una niña a la que prostituyen 2) un ex convicto que recibe el encargo de matar 3) unos novios que se pegan un tiro.... y entremedias un asesino, hay relación entre los tres y el resultado de estas averiguaciones le cuesta la vida a la inspectora de policia que llevaba el caso con Mendez. Todo tiene relación y el resultado es una amenaza para la ciudad Condal realmente atroz.
Entre medias para hacerlo mas llevadero cada dos por tres hay diálogos disparatados entre Mendez y Amores o Mendez y Monterde,  es uno de los trucos de Ledesma. Su gran personaje, Mendez tiene una personalidad tan trabajada que cobra vida y le ofrece al autor miles de posibilidades. Salpica siempre con humor negro todas sus tramas y el lector practicamente devora las hojas.
Como es habitual en Ledesma , con su novela toca todos los estractos sociales, desde la Barcelona de la jet set y las grandes fortunas pasando por los barrios donde no iria nadie con dos dedos de frente. No me parece la mejor novela de Mendez, quizás la trama aunque entendible es algo liosa de mas y aunque sugerente no me termina de convencer. Pero pese a todo, la magia de Ledesma, uno de los escritores mas hábiles dentro de la novela negra, pasando por un personaje que siempre cautiva al lector como es Mendez, son suficiente para que leas novela, tiempo bien invertido el leer esta nueva aventura de Mendez. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario