miércoles, 12 de octubre de 2016

la historia del Vietnam

Desde 1958 a 1975 tendría lugar la guerra de Vietnam, uno de los conflictos más importantes desde la Segunda Guerra Mundial, siendo Estados Unidos el principal aliado de Vietnam del Sur  enfrentado a Vietnam del Norte, quien a su vez estaría respaldado por el bloque comunista. Desde entonces, la hegemonía de los Estados Unidos sería cuestionada y, sobre todo, sus formas de intervención. Además, supuso la mayor humillación de sus más de dos siglos de historia, ya que su sociedad se resquebrajó internamente en un conflicto comparable sólo, por sus consecuencias, a la guerra civil americana. Sin duda alguna, lo más absurdo de dicho contienda fue que ninguno de los intereses vitales de los Estados Unidos estaban en juego; sería una guerra ideológica movida exclusivamente por el prestigio y los intereses burocráticos.
 
      Ya a partir de 1963, muchos años antes de que terminase la contienda de Vietnam, se publican las primeras obras acerca de la guerra de Vietnam, pero cuando empiezan a proliferar será a partir de 1968. Tras dicha guerra, es ineludible que los soldados que volvían a casa pagaran personalmente el precio de la derrota. No es de extrañar que los soldados que regresaron se encontraran con un país víctima de la guerra, envuelta en amargas luchas políticas, con su economía destrozada por la inflación, su juventud en abierta rebeldía y su fe en el poderío militar y sus principios morales herida de muerte.
 
      La primera obra sobre la literatura de la guerra procede de Philip Biedler, excombatiente de Vietnam y profesor universitario, quien señala como elemento diferenciador entre los veteranos de anteriores guerras y la de Vietnam el hecho de que estos últimos “fueron sentenciados, a través de un tácito acuerdo nacional, al aislamiento con sus memorias, obligados a no contarlas, por favor, puesto que, aún suponiendo que la experiencia de Vietnam pudiera explicarse, no habría prácticamente nadie en todo el país a quien le interesara escucharla.”1
 
      Las reflexiones tras la guerra plantean que en Vietnam no sólo se perdió la guerra, sino también las ilusiones y las creencias de una nueva generación. El trauma en las consciencias es evidente, ya que había perdido una generación que creció creyendo. Si tuviésemos que analizar por qué escriben los excombatientes de Vietnam, da la sensación como si al escribir estos hombres intentaran librarse de sus demonios interiores al tratar de hallar una verdad y un orden en tanto caos y tanta futilidad. Además, algunos de ellos esperan que sus obras tengas un efecto didáctico.
 
      Por otro lado, la comunicación de los soldados americanos destinados en Vietnam durante la guerra fue muy fluida con una correspondencia de decenas de miles de cartas cada semana. Afortunadamente, tenían la facilidad de enviar toda la correspondencia que quisieran sin costo alguno en sellos. Lo importante era escribir, mantener el vínculo afectivo a miles de kilómetros de distancia ya fuese con los padres, hermanos, parejas, amigos, etc. Por tanto, dichas cartas construían un puente entre Vietnam y los Estados Unidos, entre la realidad de la guerra y las vidas que dejaron con tristeza en su patria. Esa correspondencia que surcaba los cielos, día tras día, para los soldados suponía un desahogo y un refugio.
 
      Muchas han sido las cartas seleccionadas en diferentes publicaciones y una realidad que se percata, indudablemente, es que se sentían muy lejos de sus hogares y que se sintieron olvidados por su país que los envío allí. La eterna pregunta para muchos soldados era “¿Por qué yo?” No podemos olvidar que los soldados americanos destinados por entonces en Vietnam eran de reemplazo, es decir, obligados a ir durante un periodo de tiempo tras el cual eran sustituidos por nuevos militares. La cruda realidad que vivieron miles de jóvenes, casi adolescentes, por tener que cumplir el servicio militar, fue un auténtico desgaste psicológico. ¿Hasta dónde llegaría ese sufrimiento en una guerra absurda?

 
      De entre los desertores y los que regresaron cuando terminó la guerra de Vietnam existen un elevado número de soldados con secuelas psicológicas muy preocupantes. Por ejemplo, se conoce un caso de un excombatiente que siente miedo de viajar en el metro o en el autobús, pues piensa que todos le reconocerán como americano que estuvo en la guerra y allí cometió acciones horribles. Desgraciadamente, los trastornos psicológicos que sufrieron miles de americanos cuando regresaron a su país fue un hecho que provocó la desestructuración social y familiar de muchos ciudadanos americanos.
 
      Como conclusión, se ha escrito mucho sobre la guerra del Vietnam tanto dentro como fuera de las fronteras de los Estados Unidos. Uno de los hechos más ilustrativos sobre la derrota de Estados Unidos se centra en que en ningún momento se admitió la existencia de un estado de guerra formal, a pesar de que se arrojasen un mayor número de bombas que durante la Segunda Guerra Mundial. Debido a tantas incoherencias producidas por la contienda del Vietnam, durante aquellos años cientos de manifestaciones y conferencias contrarias a la política agresiva americana plagaron la geografía del país. Tristemente, cuando se firmó el armisticio, los excombatientes en Vietnam fueron marginados de la memoria colectiva, es decir, como cubiertos por un tupido velo, lo que pudo agudizar sus trastornos psicológicos de lo que allí vivieron.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario