jueves, 13 de octubre de 2016

yo maté a Hitler de Jason


¿Cómo se puede describir esta novela gráfica? El mundo ha “evolucionado” y trabajar de asesino a sueldo es una profesión como cualquier otra. Una labor indolente, solitaria, amoral… Un día, uno de estos profesionales del crimen recibe la propuesta de retroceder en el tiempo y asesinar al Fuhrer, y como quien se come un sánguche, acepta.
Ucronías, viajes y delirios crónicos, balas… La mezcla podría ser risible, pero en manos del noruego Jason esta historia publicada en el 2007, cargada de un dibujo minimalista, se convierte en un poema gráfico sobre la soledad, la desesperanza, la libertad y, sí, también sobre el amor. Lo mejor que se puede decir de esta obra es que dan muchas ganas de leer otras que lleven la firma del mismo autor.
Una de las cosas que llaman la atención es su dibujo y la narrativa continua de un 4 x 2 tan cinematográfica como hipnótica. Los personajes, reflejados físicamente como animales (algo a lo que ya estamos acostumbrados en el mundo del cómic) están bien retratados. A pesar de que el autor no les da unas facciones con una gran  expresividad, si consigue que se capten los sentimientos durante toda la historia.
Al mismo tiempo, la frialdad del personaje principal y el distanciamiento que tiene hacia cualquier tipo de sentimiento es patente, pero no te deja indiferente. Tratándose de una sociedad en que su profesión es tan normal como el comer, esta actitud queda perfectamente justificada. Pero eso no quita que pueda sentir amor o cercanía hacia su pareja.


Las cosas se suceden rápidamente, y a grandes pasos nos llevará a un desenlace, que, como he dicho antes, para mi gusto… no es acertado. Hay finales que, aunque sean correctos, te hacen sentir que no han sabido cómo acabar una historia y han buscado la manera fácil. Y, una pena, porque esto mismo sentí al acabar el tomo.
Lo que sí me gustó y me pareció algo más original fue la sociedad en la que viven estos personajes. Una sociedad donde no parecen haber reglas ni sentimientos morales con respecto a la vida de los demás. Una sociedad fría y distante en la que contratar a alguien para que mate a tu enemigo, aunque sea porque simplemente te cae mal, es el tan normal como el comer.
De todas formas, el cómic es entretenido y se lee bastante rápido, por lo que la inversión de tiempo no es tanta. Y, como muchas cosas en esta vida, también tiene partes buenas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario