lunes, 17 de octubre de 2016

dirigentes del Psoe proponen la abstención de 11 diputados

Los dirigentes que ahora mandan en el PSOE, Javier Fernández como presidente de la Gestora, y Susana díaz como líder auténtica, han podido comprobar en estas dos semanas que la militancia socialista no está por la abstención. Todo lo contrario. Las bases siguen defendiendo el «no», y así lo han podido constatar los dirigentes territoriales en las asambleas. Desde que las pasiones se desataron en el Comité Federal, algunos socialistas han intentado encauzar el debate público sobre la abstención como un dilema entre la ética de la responsabilidad y la ética de la convicción. Sin embargo, la militancia está lejos de Max Weber y cerca de quienes consideran un «suicidio» permitir la investidura del líder del PP.

Este periódico ha consultado con distintos dirigentes socialistas y éste es el resumen del pálpito de las bases. «Es muy evidente la ruptura clara entre las élites del partido, los que ahora mandan, y los militantes. Un divorcio doloroso entre la dirección y las bases. En las asambleas los más locuaces, excitados y movilizados son los del no es no. Aquí no hay un debate entre dos posiciones racionales, sino entre la racionalidad y la visceralidad. La idea que transmiten tiene que ver con las emociones. Dicen aquello de preferimos morir de pie que vivir de rodillas. Les da igual quedarse con 40 diputados en unas terceras elecciones. Están movidos por el odio africano a la derecha que ha inoculado pedro sánchez en las bases. Él fomentó el enfrentamiento dejando un ambiente infernal. El mensaje de que quitamos a Pedro para hacer presidente a Rajoy entra como un cañón. Para dificultar aún más las cosas, se nos ha puesto encima de la mesa la corrupción del PP en el juicio de la Gürtel».

No hay comentarios:

Publicar un comentario