lunes, 31 de octubre de 2016

Derrota del Cob contra el Leyma Coruña

Los primeros minutos de juego fueron un auténtico espectáculo por parte de los dos conjuntos. Siempre en pequeñas rentas para ambos bandos, el COB comenzó por mandando tanto dentro como fuera de la zona. Guerra y Flis, junto a la buena dirección de Díaz, dieron alas a los ourensanos, que abrieron una brecha de cuatro puntos con el Coruña a falta de 15 segundos para terminar el primer cuarto gracias a tres tiros libres de Kapelan.
Sin embargo, los recursos ofensivos de Dago Peña y un triple cuando ya sonaba la bocina de Zach Monaghan, apretaron un marcador que evidenciaba la igualdad que había sobre la cancha (28-29).

La buena apertura de encuentro dio paso a un apagón colectivo del equipo de García de Vitoria. Inmersos en un mar de pérdidas de balón y un juego deslabazado y poco incisivo, el Básquet Coruña aprovechó la oportunidad y endosó un contundente parcial de 10-0 que dio la vuelta al marcador (38-29).

Contra las cuerdas, el COB se aferró a la casta que caracteriza al equipo y con Wright y Díaz sobre la pista se detuvo la hemorragia de puntos.

Casi en un calco del final del primer cuarto, Zach Monaghan apareció para ser clave. En esta ocasión un 2+1 sobre Guerra dejó el marcador en 45-36 provisionalmente y la sensación de que la cosa podría ir a peor.

Y así fue. Un nuevo parcial de 5-0 tras el paso por los vestuarios amenazó con convertir el partido en un monólogo local, pero de nuevo el juego interior del COB salvó el matchball.


Sin ideas y estancados, los ourensanos se aferraban al partido en acciones solitarias pero el enorme acierto del Coruña tiraba por tierra todos los intentos visitantes en una ventaja que rozaba por momentos los 20 puntos (64-45).

En el último acto y cuando el marcador marcaba la máxima renta del partido para los de Tito Díaz tras un triple de Djuran (67-45), el Club Ourense Baloncesto despertó de su sueño.

De la mano de Christian Díaz, que asumió el rol de anotador, los ourensanos volvieron a la vida y de la 'ola' que hacían los aficionados en el campo coruñés, se pasó a los murmullos y al silencio.

Con tres minutos por jugar un triple de Kapelan puso al COB a diez puntos y Guerra, con dos intentos valdíos pudo situar a su equipo por debajo de un muro psicológico que reconstruyó en dos accciones posteriores Dago Peña.

Un triple y un mate diluyeron las ilusiones de los 40 aficionados del equipo que viajaron a Coruña, en un encuentro en el que se luchó contra un rival tremendamente acertado y superior pero que tuvo que sufrir hasta el final para llevarse la victoria ante un COB en crecimiento(79-67).

No hay comentarios:

Publicar un comentario