viernes, 14 de octubre de 2016

Cwealm " Odes to No Hereafter"

Cwealm " Odes to No Hereafter" Black/ Death Suecia 2016
Temas:
1. Saktmörkret
2.  Pale Maleficence
3.  Wither, Tainted Crown
4. Serpent of Rebirth
5.  Black Gall (Poisoned Arrows)
6.  Nidhuggs Hymn
7. The Transcedent One
8.  Kadavret
9.  Ödesdödens kalk

Formación:
Astraeus: Todos los instrumentos


Cwealm es un proyecto individual  protagonizado por Astreus, bajo este pseudónimo está el talentoso multinstrumentalista Jimmie Rudén de 29 años de edad y con un futuro brillante en el horizonte. Pero Cwealm no es futuro sino presente como demuestra en su primer larga duración.
Debuta con este Odes to no Hereafter donde cuenta con la colaboración en la batería de Jocke Wallgren, el actual batería de los Amon Amarth. Saktmörkret  es la intro del álbum, este artista recrea atmósferas grotescas y oscuras a base de teclados y nos regala el primer tema, Pale Maleficence . Me encanta lo divertido y variado que hay en la música de los Cwealm. Pasa de una influencia a otra de forma sencilla y transmite en todas las partes. Desde momentos que te recordarán a los Bathory tirando de otros que suenan a Darkthrone y con otras partes donde la guitarra y los teclados unen sus fuerzas y con técnica y una atmósfera teatral nos ofrecen una atmósfera de occult metal a lo Vampyromorphia.
El trabajo de Jocke se deja notar en todos los temas, Wither, Tainted Crown arranca con blast beats para frenar y ofrecer un mediotiempo con riffs doblados con una tonalidad aguda y tétrica que juega con el Black raw metal en los tiempos gloriosos. El desarrollo de los temas siempre se produce con sorpresas y se incorporan coros limpios y le dan un aire mas atmosférico al tema.
Ciertas influencias de bandas como At the Gates, Dissection, Necrophobic o los Marduk como demuestran en el corte Serpent of Rebirth. El siguiente tema es mucho mas oscuro y los riffs se nos vienen encima en forma de cascada,  hablo del corte Black Gall (Poisoned Arrows). Diseccionar este tema y analizar detenidamente todos los elementos que hay en este corte. Desde los riffs tan teatrales y atmosféricos que recuerdan a los Mercyful Fate, el trabajo del riff rítmico que recuerda a bandas de Death técnico de los años ochenta, la atmósfera tan oscura, todo junto forma un rico caldo.
Nidhuggs Hymn  es el tema mas típico de Black Raw metal de toda la vida y recuerda a la buena época de los Burzum, con clasicismo y con mucha garra en todas las composiciones, siempre con riffs envolventes que llevan al tema en volandas.
Combinando temas cantados en sueco con otros en inglés como es el caso de The Transcedent One. Un tema que arranca con un Black raw muy oscuro y revival que te recuerda a los primeros Mayhem, cuando Dead estaba en la formación. Pero luego se produce un cambio de ritmo donde entran los riffs mucho más técnicos y vuelve a combinar esos coros oscuros pero limpios con la voz gutural para darle un aspecto barroco y tétrico a la composición.
Kadavret es un punto y aparte en el álbum. Un corte que arranca con piano y que va creciendo con esos riffs doblados técnicos y limpios que son la firma de este gran artista. Es un tema que va creciendo en intensidad hasta la explosión final.  El álbum finaliza con Ödesdödens kalk, donde vuelve a tirar de atmósfera gracias al trabajo que realiza con los teclados. Estos pasajes están colocados de forma muy inteligente en el plástico, espaciando y diferenciando los distintos pasajes cañeros del álbum y sobre todo dotando a los temas de una gran atmósfera.
Enorme debut el de esta artista, suena a Black/ Death revival pero también suena muy creativo y es uno de los grandes debuts de este 2016, Cwealm, una banda para tener muy en cuenta.

Nota:
8,5/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario