jueves, 13 de octubre de 2016

Charred Walls of the Damned " Creatures Watching over the Dead"

Charred Walls of the Damned " Creatures Watching over the Dead" Usa Power/Thrash 2016
Temas:
01. My Eyes
02. The Soulless
03. Afterlife
04. As I Catch My Breath
05. Lies
06. Reach into the Light
07. Tear Me Down
08. Living in the Shadow of Yesterday
09. Time Has Passed

Formación:
Steve Digiorgio: Bajo
Richard Christy: Batería
Jason Suecof: Guitarra
Tim Owens: Cantante






Recientemente Tim Ripper Owens se quejó amargamente sobre la escasa venta de sus álbumes y dejo caer que igual no volvería a grabar ningún álbum para centrarse tan solo en tocar en directo, salvo que le llegase una oferta muy tentadora.
Se podría establecer un debate. Para mi gusto Ripper no supo aprovechar su carrera. Un tren llamado Judas Priest no pasa todos los días por tu puerta. Después de no lograr asentarse con Yngwie ni con Iced Earth, tan solo dió palos de ciego. Su álbum en solitario pasó de puntillas por completo, solo como Dio Disciples logra algo de atención mediática aunque le salió un grano en el culo con los Last in Line de Vivian Campbell.
Lo que os trato de decir es que gente como Blaze Bayley se asentó y tiene una carrera en solitario muy regular en cambio Ripper, pese a que es un cantante top parece que no encuentra su sitio.
Dentro de todos sus proyectos, Charred Walls of the Damned es el proyecto mas ambicioso que tiene. Se rodea de auténtico talento como es Steve Digiorgio al bajo ( Sadus, Testament, Control Denied, Death, Sebastian Bach) Richard Christy a la batería ( Iced Earth, Death, Control Denied, Demons and Wizards) Jason Suecof a la guitarra ( Gargamel)
Enorme clase pero con sus anteriores trabajos no lograron transmitir y pasaron de puntillas, veremos si con esta tercera entrega logran romper el cerco. My Eyes es un tema donde mezclan Power con Thrash técnico, la especialidad de la casa es la mezcla de estilos y todos ellos unidos con la técnica y la elegancia habitual de los Charred Walls of the Damned.
The Soulless es el tema del álbum. Por fin un estribillo adictivo, algo que necesitaba a gritos la banda y lo van a explotar hasta la saciedad. Entre medias solos veloces de neoclásico y Shred, riffs de Death metal emulando a Chuck Schuldinner y doble bombo en la batería, toda esta ensalada técnica funciona como un reloj suizo.
Afterlife es un corte que emula a los Beyond Fear o a los Priest del Jugulator.... Ripper en su salsa. Una cosa que no me gusto de este álbum es que la voz de Ripper está muy retocada en estudio y el no necesita de ningún truco. Un tema que mezcla partes de Power Thrash con un mediotiempo envolvente y atmosférico, pero lo mejor esta en el solo y es que pese a que todos tienen una hoja de servicios excelente, el verdadero descubrimiento es Jason Suecof, guitarrista genial.
As I Catch My Breath   suena a Wasp por todos sus poros. Pero le da una capa de barniz más técnica y sobre todo mas oscura. Lies arranca con unas acústicas y se instala en un mediotiempo potente y con una lluvía de solos potente, creativa.... las notas caen como un torrente y nos sorprenden con un estribillo vitalista y alegre, tema sorprendente.
Reach in the Light es el tema mas cañero de todo el plástico. Se va acelerando por momentos y tributa a los riffs del Painkiller solo que le da una orientación más técnica al asunto. Tear me Down es un Power con mucho Groove a mediotiempo y machacón, sencillo pero efectivo. Living in the Shadows of Yesterdays, pese a toda su parafernalia de mezcla de estilos donde se dan cabida el Power, Neoclásico, Thrash, metal progresivo y hasta Death metal, no deja de ser un mediotiempo melódico y emotivo. Time Has Passed es un tema que abre Digiorgio con su bajo y un  riff doblado a mediotiempo muy emotivo hace su entrada para que Ripper desarrolle con su maestría habitual un estribillo tan potente como emotivo.
No se si se le quitaran las penas a Ripper con este trabajo. Lo que tengo claro es que este álbum es lo mejor de Ripper desde que salió de Judas Priest. Por fin tiene que defender unos temas potentes, emotivos, agresivos y con mucha clase. Está rodeado por una muy buena banda que acaban de editar el mejor trabajo de su carrera, debería centrarse tan solo en poner a Charred Walls of the Damned en la primera linea de fuego del metal.

Nota:
8/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario