viernes, 24 de junio de 2016

Denner / Shermann " Masters of Evil"

Denner / Shermann " Masters of Evil" 2016 Heavy Metal Dinamarca
Temas:
1. Angel's Blood
2. Son of Satan
3.  The Wolf Feeds at Night
4. Pentagram and the Cross
5.  Masters of Evil
6. Servants of Dagon
7.  Escape from Hell
8. The Baroness

Formación:
Marc Grabowski: Bajo
Snowy Shaw: Batería
Michael Denner: Guitarra
Hank Shermann: Guitarra
Sean Peck: Cantante


Puede que este sea uno de los álbumes más esperados de todo el año. Denner/ Shermann es una dupla de geniales guitarristas que han dejado el listón muy alto en su etapa en Mercyful Fate, no tienen nada que envidiar a las twin guitars de los Judas Priest o al trio de los Iron Maiden. El año pasado nos pusieron los dientes largos con un Ep y ahora vuelven a la carga con su primer larga duración.
El line up es de auténtico lujo: Marc Grabowski al bajo ( Corruption, Demonica) Snowy Shaw a la batería ( Cans, Dimmu Borgir, Sabaton, Therion, King Diamond) los dos hachas daneses y al micro el cantante puede que más en forma de la actualidad, hablo de Sean Peck de los Cage.
Este es un álbum para ir desgranando poco a poco. Lo que me gusta de este proyecto es que no quieren emular de forma descarada a Mercyful Fate, sino que buscan su propia personalidad. Angel's Blood es un corte que busca y encuentra sensaciones. Nos vamos a encontrar con una mezcla entre Heavy metal clásico, con gotas de Speed y power americano. Las partes aceleradas son ideales para que Peck se luzca con sus agudos, es un cantante versátil y con muchos registros. Pero fijaos en todos los cambios de ritmo que ofrece las guitarras, y ese solo de guitarra melódico y a la vez oscuro dividido en tres partes muy diferenciadas, mucha clase.
Son of Satan arranca con el tañir de una campana y cantos gregorianos que anuncian que se avecina tormenta, obviamente este duó de guitarristas quiere seguir la estela del occult metal de sus primeros años pero dándole un toque más fresco. En este corte se dejan notar Marc al bajo y Snowy a la batería, dándole un toque de rock setentero muy interesante, un rock oscuro que acaba de nuevo acelerándose, aquí si que recuerdan a los Mercyful Fate de siempre.
The Wolf Feeds at Night es un chute de adrenalina importante. Es como viajar a los ochenta, pienso en bandas como Judas Priest, Steeler...etc. Un riff veloz y dinámico que lleva el tema en volandas, con esas pinceladas de epic metal y occult metal a base de solos cortos, limpios y agudos con su dosis de distorsión. Como siempre Peck impecable dándole teatralidad a la música de Denner/ Shermann. Atención al cambio de ritmo de este tema, porque no te lo esperas. Es también increible la versatilidad de Sean Peck, por momentos crees escuchar a Ozzy, hasta ese punto llega.
 Uno de los momentos estelares es cuando cambian de ritmo y empiezan con ese solo al galope que parece que no tiene fin, y es lo que nos van a ofrecer en muchos de sus temas, estos guitarristas saben lo que el fan quiere de ellos.
Pentagram and the Cross es un medio tiempo que arranca con unas twin guitars muy épicas y que transmiten melancolía. Después nos ofrecen un medio tiempo muy elaborado donde todos sus músicos aportan y donde quiero destacar la gran atmósfera y teatralidad que logran. Puede que sea uno de los temas con los solos de guitarra más interesantes, solo conozco a un par de músicos de metal clásico que se curre tanto el trabajo de guitarras, Chastain, Judas Priest y pocos más.... los elegidos.
Masters of Evil nos regala un arranque melódico y atmosférico, pasaje reflexivo con las guitarras que es roto a base de redoble de la batería para introducirnos en un tema de Speed metal muy intenso de nuevo con una construcción de guitarras brillantes.
Si me tuviera que quedar con un tema de este trabajo, sin lugar a dudas sería con Servants of Dagon, suena oscuro, su ritmo básico te atrapa y es el tema con más gancho de todo el trabajo. Escape from Hell es dinámico y por momentos roza el metal/ Rock progresivo, después se mete de lleno en un riff que es " Painkiller" al 100%.... todo lo inventó Judas Priest en este mundillo. El riff suena a Painkiller, pero le dan un toque más oscuro.  El álbum finaliza con The Baroness es la última bala en la recámara. Un ritmo tribal a la batería acompañado de esos riffs atmosféricos marca de la casa, la épica, la oscuridad y la maldad se dan siempre cite en todas las atmósferas recreadas por estos geniales guitarristas.
Muy buen álbum. Ni es el más potente ni tiene un gran feeling, pero es un trabajo que primero suena clásico, que segundo saben combinar su receta de toda la vida con pinceladas de la personalidad de Sean Peck, un cantante que te permite abarcar muchos registros diferentes. Sobre todo es un álbum muy elaborado que gana y gana con las escuchas, ojalá que sigan por este camino, discazo.


Nota:
8,75/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario