martes, 28 de junio de 2016

Alemania 3 Eslovaquia 0

Para recursos los de Alemania, que practicó el fútbol al abordaje porque entró por todas partes. Así lo facilita Mario Gómez -para disgusto de Götze, un héroe venido a menos-, que retiene a los centrales y provoca una explosión de juego por parte de los trescuartistas, que se mueven al libre albedrío. La conjugación del cuero, en cualquier caso, siempre partía de Kroos, que gozaba de una ventaja inesperada porque Hrosovsky no le presionaba sino que le daba dos metros. Quizá temía que lo rompiera… pero fue mucho peor porque al que acabó rompiendo fue a su equipo. Resulta que Kroos enlazaba sin apuros con la siguiente línea, siempre en huecos calientes, y desde ahí se ponían a jugar. Llegaban por tierra, mar y aire. Eran los laterales Hector y Kimmich los que devoraban las bandas; era Özil quien al fin se puso a jugar en Francia; era Müller que tiraba diagonales hacia dentro; y era Draxler el que movía la cadera hacia un lado para ir al contrario con los pies, todo un ciclón. Lógico que cayeran los goles. Primero fue Boateng el que atendió al rechazo de un saque de esquina. Se perfiló, aguardó a que el balón cayera y, antes de que tocara suelo, le pegó con el empeine para colarse entre las piernas rivales y acabar en la red. Y después, en un zigzagueo delicioso de Draxler, Mario Gómez puso la punta para festejarlo.

 Fue la reivindicación del delantero centro, que se las tuvo de todos los colores con Skrtel. Así se explicó en esa jugada en la que ambos cayeron al suelo y el eslovaco le ofreció la mano para levantarse. Mario la rechazó al tiempo que le recriminaba su dureza. Pero es que no siempre ganan los más deportivos; lo hacen los mejores. Y Gómez, además del tanto, logró rascar un penalti de Skrtel, que no tiró extrañamente Müller -más que nada porque ha sido pichichi en dos Mundiales y nunca se ha estrenado en la Eurocopa- y que Özil no supo resolver. No era su tarde para la definición, dado que también erró un remate con la derecha que sacó astillas al palo. Pero es que con un poco de suerte, Alemania podría haber goleado, toda vez que también la tuvieron Draxler en una media vuelta, Khedira en un remate de cabeza, Müller con un chut, Khedira en otro rechazo…

No hay comentarios:

Publicar un comentario