lunes, 28 de marzo de 2016

Amon Amarth " Jomsviking"

Amon Amarth " Jomsviking" Suecia Melodic Death Metal 2016
Temas:
1. First Kill
2. Wanderer
3. On a Sea of Blood
4. One Against All
5.  Raise Your Horns
6. The Way of Vikings
7.  At Dawn's First Light
8.  One Thousand Burning Arrows
9.  Vengeance Is My Name
10.  A Dream That Cannot Be
11.  Back on Northern Shores

Formación:
Ted Lundström: Bajo
Olavi Mikkonen: Guitarras
Johan Hegg: Cantante
Johan Söderberg: Guitarras
Tobias Gustafsson: Bateria


La épica melódica tiene un nombre: Amon Amarth. Los suecos creados en 1992 siguen con su linea regular a lo largo de toda su carrera, es una banda que no te lleva a engaño, si te gustan no te van a decepcionar nunca. Décimo álbum de la banda, que perdió recientemente a su batería, Fredrik Andersson dejó la banda después de 17 años y se valieron de un bateria de sesión, amigo de la banda para grabar este trabajo, Tobias Gustaffson, como curiosidad Doro Pesch canta en el décimo corte.
Sin más preámbulos vamos con First Kill,  típico tema para presentar un álbum, emotivo, acelerado y con coros potentes, los riffs pesados de la banda con ese deje tan melódico y aires epico- melódicos, me recuerdan a los In Flames en sus inicios y la última etapa de su carrera.
Mucho más inspirado es el melancólico Wanderer, su fuerza proviene de un medio tiempo que presenta unos riffs clásicos doblados y un desarrollo metalero, suena básico pero es un auténtico mazo sonoro, solo apto para headbangers, la palabra que define este tema es intenso, me gusta la aceleración del tema que es donde introducen de lleno el Death de forma más técnica y pura, ojo con el solo emotivo que se sacan de la chistera.
Siguen con sus riffs asesinos de clara influencia Painkiller....¿ que banda no está influenciada por el Painkiller practique el estilo que practique? On sea of the Blood, tiene la agudeza y el sonido corrosivo de los riffs del Painkiller y añade un cambio de ritmo donde se introduce la voz gutural de Johan con un riff melodeath, marca de la casa, la melodía siempre a buenas dosis, combinándolo con cambios de ritmo crudos, saben dar donde duele.
One Agains All, presenta unos riffs en cascada y unos ritmos más intrincados y técnicos, Death melódico sueco old school, donde retoman sus orígenes. Raise your Horns tiene groove en los riffs, lo cuál dota de cierto poderío a unos riffs más lentos, se sirven del trémolo de la guitarra siempre veloz y en su caso épico es un tema más oscuro que tiene pinceladas incluso de folk nórdico, me gustó, de momento el mejor corte del álbum.
Digamos que los cuatro primeros temas buscan atrapar al oyente de forma ágil y sencilla, se van complicando los temas a medida que avanza el álbum, más técnicos y los veteranos lo agradecemos. Raise your Horns tiene un ritmo a base de sintetizadores en un plano secundario que pone un ritmo épico sobre el que gira todo el tema, Johan Hegg da un plus en este tema, mucho más agresivo que me convence a medias, pero me quedo con ese solo melódico y técnico.
La melancolía nos enbarga con At Dawn's First Light y su parada acústica antes de retomar un ritmo a medio tiempo que se va acelerando, de nuevo más metalero que otra cosa, incluso diría que Power Thrash, un tema que va de menos a más.
Digamos que la cara B poco o nada tiene que ver con la cara A. Buscan ritmos más pausados como por ejemplo en One Thousand Burning Arrows con un solo limpio y lento al que se le une un abigarrado medio tiempo, destaco el papel que juega el guitarra rítmico pone la crudeza y la oscuridad del Death metal, mientras que el solista pone la intensidad del Heavy Metal, es el tema más completo de todo el álbum, con una base rítmica de enorme pegada, arreglos con teclado y una emotividad mucho más elaborada que la de los primeros temas.
Vengeance is my Name, arranca con una proclama incendiaria y le sigue el ritmo más metalero y speedico de todo el álbum, los riffs son veloces, cargados de groove y los riffs más agresivos, pero son los Amon Amarth y su meta siempre es la melodía, que buscan con un pasaje de guitarras dobladas de riffs agudos y limpios que emociona.  Miedo me daba la participación de Doro Pesch en el álbum, me parecía un cebo comercial innecesario, una impostura del sello para vender más discos, A Dream That Cannot Be, el dueto que se marca con Johan no me interesa ni lo más mínimo, y mira que hay buenas vocalistas femeninas, precisamente las que más fama tienen como Doro, son las más flojas, el tema lo salva la presteza del batería y la crudeza del final. Finalizamos este intenso viaje con Back on Northern Shores, riffs doblados que se van desarrollando lentamente, buscan la atmósfera épica y lo consiguen, de nuevo tirando de la técnica de los Judas Priest en las guitarras, numerosos cambios de ritmo y tirando de la atmósfera del death melódico de los Amon Amarth de toda la vida.
Considero que este álbum es superior a su último trabajo del 2013, pero no superior al del 2011, y a mil kilometros de su mejor trabajo With Oden on our Side. Pero siguen regulares, es un álbum que entra a la primera, para escuchar una y mil veces, como todos los álbumes de Amon Amarth.

https://www.youtube.com/watch?v=qw5G6fF-wqQ
First Kill

Nota:
7,25/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario