jueves, 25 de febrero de 2016

La liga en el bolsillo


Irregulares, descosidos y desbravados, los azulgrana encontraron remedio a sus disfunciones en la agresividad de Suárez. No hay delantero que mantenga la tensión competitiva como el 9. No duerme ni cuando le cantan una nana en Las Palmas. El uruguayo dejó un gol nada más pisar el área, después de un centro preciso de Jordi Alba, habilitado por el desequilibrio de Iniesta (0-1), y asistió a Messi en el 1-2. Javi Varas, espléndido en el rechazo del tiro del 10, nada pudo hacer ante el remate posterior de Neymar.
Las Palmas jugó siempre igual, pío, pío, con 0-0, 0-1, 1-1 y 1-2. Los locales pusieron más interés, protagonizaron varias llegadas y marcaron un tanto exquisito por el taconazo de Viera y la definición de Willian José después de un mal cierre de Alba.

A Luis Enrique no le quedó más remedio que intervenir para equilibrar la formación con la entrada de Rakitic, un futbolista que calza mejor como volante derecho que Arda. Aunque continuó siendo discontinuo e impreciso, el Barça se organizó mejor y se entregó al contragolpe, a una transición definitiva, confiado en el oportunismo de Suárez, protagonista del choque, decisivo en el marcador y en los errores, sobre todo en un cabezazo a boca de gol y en un disparo al cuerpo de Varas. El uruguayo no acertó y el partido quedó abierto hasta la prolongación, más peligroso si cabe para el Barça por la entrada de Araujo y la retirada de Sergi Roberto. Mascherano pasó al medio campo y el encuentro perdió encanto, se tornó farragoso, con posesiones alternas, pendiente de una intervención última de Araujo o de Messi.
El 10, sin embargo, no entra en juego contra Las Palmas. Ya se lesionó en el Camp Nou y en el estadio Gran Canaria tampoco pudo con Javi Varas. Y al chino Araujo se le escapó por un dedo un disparo ajustado al poste derecho de Bravo, intranquilo porque su equipo no ponía la atención que debía, especulaba en exceso ante un contrario interesante a pesar de las bajas, reconocible como UD. Los canarios rondaron tanto el gol como Neymar, Messi y Suárez, que ya lleva 41, 25 en la Liga.
Sin brillo pero efectivos, mientras sus dos rivales pinchan con sendos empates y tienen la liga en el bolsillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario