martes, 26 de enero de 2016

La partida de Teo García

Sinopsis: Barcelona, julio de 1936. Anselmo Pardo, policía, juega su partida de dominó de todos los viernes en compañía de sus mejores amigos. Los cuatro comparten su afición por el juego y permanecen ajenos a los cambios radicales que van a producirse en sus vidas y en las circunstancias de todo un país.
Pardo deberá a partir de ese momento adaptarse a las complicadas condiciones que impone una guerra civil. Junto a él, una miríada de personajes toman posiciones en el tablero de juego: un espía fascista, uno de los asesores rusos encargado de frenar sus actividades, además de los políticos del momento -Companys y Tarradellas- y partidos anarquistas y comunistas que confluyen en la trama afectando a Anselmo.
Los pensamientos y actitudes de cada uno de ellos irán modificándose a medida que las circunstancias se endurezcan y no haya lugar para la duda o la templanza.
Cada uno de los protagonistas acturá en función de sus propios intereses, ideológicos o personales, pero todos persiguen lo mismo: conseguir la victoria en la partida.
Teo García logra, mediante un intrincado realismo político, un perfecto rompecabezas que dota de gran credibilidad al escenario de guerra donde sucede la acción, a la vez que expone los pormenores de una época convulsa de la historia española.

Opinión Personal: 
Excelente novela, una mezcla entre novela bélica, suspense, Thriller, negra, y novela de personajes, que tiene un muy buen arranque. Estamos en Barcelona y asistimos a la presentación de los personajes: Anselmo, Clavijo, Perico y Quique se reunen todos los días en el bar para jugar su partida de dominó. Anselmo es el protagonista de esta novela, policia, hombre rudo, en ciertos aspectos primitivo, y que se va a ver envuelto en una espiral de violencia, en una partida dónde no sabrá quienes son los buenos y quienes los malos.
Estalla la guerra civil, y Anselmo desde su puesto de policia ayudará a intentar sofocar un posible alzamiento en la ciudad condal. Asistimos a barricadas en las propias calles, secuestros, paseos e interrogatorios violentos, bombardeos en la propia ciudad, refugios contra estos mismos y acciones de guerra entre los bandos asentados, a la par que un sin fin de reuniones entre los diferentes políticos que pueblan esta novela.
La primera parte es eléctrica, pero sobre todo el autor se quiere centrar en su personaje central, Anselmo y nos hace un muy buen esbozo sobre su personalidad.
Quizás la segunda parte de la novela, sin que el ritmo no decaiga se me hace algo pesada. En esta parte tienen lugar todas las reuniones entre los diferentes bandos, es una parte necesaria para darle un contexto histórico a la novela. El gobierno de Catalunya y los diferentes pactos con anarquistas, comunistas, cenetistas y demás, es un buen esbozo el que hace el autor y da dos claves importantes de porque perdió la guerra la república: por su falta de unidad, por el aislamiento internacional y por último por la falta de profesionalidad de su ejército, siempre fué una batalla perdida desde el minuto uno, y el autor nos hace ver la inutilidad de esta batalla, por culpa de unos políticos de uno y otro bando que no quieren dar su brazo a torcer. Porque esa es otra de las características de esta novela, y es que el autor no hace un retrato amable de la república, no demoniza ningún bando, se mantiene neutral y se centra en el aspecto humano, dejando muy mal a los políticos de ambos bandos, a unos por su inutilidad y a los del bando nacional por su ambición económica y sed de sangre.
En esta segunda parte tenemos a un espía en la zona republicana, apodado Ricardo, se dedica a cometer asesinatos de cenetistas, de miembros del Poum, comunistas.... para crear romper el quebrantadizo equilibrio que existe en Catalunya entre estas facciones que apoyan a la república, pero que se llevan a matar entre ellos.
Ricardo es un asesino frio y despiadado, capaz de asesinar a sangre fría a sus propios contactos, para eliminar a la gente que vió su rostro, por si caén en manos enemigas y en un interrogatorio acaban cantando la traviata.  A Ricardo le sucederán mil y una peripecias, y mientras Anselmo, está ordenado por 3 rusos enviados por el propio Stalin, y encabezados por el sanguinario y frio Pedro, se encargan de dar caza a Ricardo.
Mientras la guerra se va aclarando de parte del bando nacionalista ( curioso que se llamaran así unos golpistas de poca monta) la caza del ratón y el gato se sucede de forma vertiginosa. Uno de los puntos fuertes de la novela es el suspense. Y es que el lector tiene que averiguar quién se esconde tras el falso nombre de Ricardo. Yo confieso que lo adivine casi enseguida, y es que Teo García, creo que muestra suficientes pistas sobre cuál es su verdadera identidad. A pesar de que el 90% de los lectores considero que van a adivinar quién se esconde bajo la falsa identidad de Ricardo, considero que la novela no pierde ni un ápice de interés, hay suficientes matices de lo más sutiles para mantenernos en vilo.
La lectura es ágil, el propósito del autor es entretener sin darnos una clase de historia, una mezcla entre Thriller, suspense, novela negra, con una ambientación histórica que trae moraleja. Una partida gigante, dónde las cartas fué el pueblo y las manos fueron los fascistas y el gobierno republicano, cada cual jugando su banza sanguinaria. Me gusta la galería de personajes, aunque algunos son meros clichés cómo los rusos, están bien construidos. Ricardo y Anselmo son los dos grandes protagonistas de esta historia, y no es precisamente una historia amable con final feliz, es agria cómo todas las guerras. Con vencidos y vencedores que trataran de ajustar cuentas, pero que moralmente son unos perdedores totales, así lo juzgo la historia. Excelente novela y con ganas de repetir lectura con este muy buen escritor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario