viernes, 27 de noviembre de 2015

Zachaus Winzler

La cocción de los alimentos es una técnica antigua, que puede relacionarse con el principio del manejo del fuego por los humanos. Sobre el fuego que servía para calentar y alejar las fieras, se fue gestando el modo de mejorar la textura (ablandando), el sabor y el aspecto de los alimentos  utilizados por los humanos, además de mejorar la digestibilidad de muchos de ellos.
El  hogar doméstico no solamente servía para calentar, sino que también se utilizaba para cocinar los alimentos. Lo más común era tener una olla colgada de una cadena sobre las brasas, utilizando para otros modos de cocinar parrillas, ollas o sartenes sobre patas (trébedes , independientes o formando parte de la propia sartén), etc.

Con el tiempo aparecieron artefactos específicos, donde el fuego quedaba confinado, de modo que se aprovechase mejor todo su poder para cocinar. En castellano (y en otros idiomas) se adoptó para estos ingenios el nombre de fogón.
La evolución de los combustibles, desde los primitivos,leña  y después distintos tipos de carbones, especialmente vegetales , hasta el gas (ciudad, butano o gas natural), y el aprovechamiento de la electricidad, fueron variando la forma de la cocina, hasta la de nuestros días.
La cocina como mueble en forma de simple hornillo  fue conocida de los romanos como lo atestiguan los hermosos ejemplares de bronce hallados en herculano y pompeya  que guarda el museo de napoles . Pero la verdadera cocina completa y portátil no se encuentra hasta finales del siglo 18 y solo desde el 16 se conoce la cocina cuadrangular de hierro con planchas de  cobre  o de  hierro por encima dispuesta para recibir las ollas o marmitas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario