sábado, 28 de noviembre de 2015

Guerra civil en Salamanca

Con el control pleno de la provincia, los militares iniciaron la represión contra los dirigentes del Frente Popular y de los partidos de Izquierdas. Como Salamanca no había sufrido episodios anticlericales de especial gravedad la represión se inició en los participantes de la Reforma Agraria Mientras algunos escaparon hacia Portugal, pero el dictador Portugués Salazar rechazó acoger a los refugiados de izquierdas. La única resistencia que los militares encontraron fue una huelga general que se mantuvo hasta el 3 de agosto , pero su seguimiento fue variado y desigual. Todo aquel que ofreciera ya la más mínima resistencia era juzgado como si hubiera cometido un acto de guerra.

Desde al ayuntamiento de salamanca , Martín del Valle se ocupó de purgar a los trabajadores y de militarizar los diversos servicios, una vez finalizada la huelga y durante el resto del año la represión fue constante, sobre todo contra personal de los servicios públicos, un ejemplo fueron los maestros de escuela, ya en octubre eran escasos, debido a las detenciones. La represión de los golpistas obedecía a las instrucciones del General Mola de instaurar el terror para evitar cualquier conato de oposición., para ello no se dudo en utilizar ejecuciones en masa. En salamnca , la ausencia de grandes episodios violentos anteriores hacen difícil de justificar esta violencia. Los mecanismos represores más usados fueron la saca, el encarcelamiento y los juicios militares, los primeros días las victimas de la saca y del encarcelamiento solían desaparecer o aparecían muertos, En Salamanca aún hoy se contabiliza unos 600 desaparecidos. Los que eran condenados a la cárcel, tenían en perspectiva que pasar unos 20 años en la cárcel. Estos eran recluidos en la prisión provincial, son una capacidad para unos 100 reclusos llegó a albergar a más de 2000, en condiciones de falta de higiene, alimentos y cuidados médicos que perjudicaron notablemente a los presos. Estos habían sido encarcelados sin juicio previo y los que habían sido juzgados, habían pasado por procesos cuya máxima era que en caso de duda el reo era culpable, cuyo abogado defensor simplemente leía los cargos e incluso se prohibía hablar al acusado. En otros casos las sanciones eran económicas, otra forma de reprimir a la población, sobre todo tras la instauración de los juicios de Responsabilidades políticas cuyo objetivo era la depuración y la incautación. Este sistema no solo se dirigia a los posibles enemigos políticos, también en algunos casos fue usado como instrumento de vengazas personales y de enriquecimiento personal por parte de algunos abogados y burócratas.


Tras ajustar cuentas con los rivales políticos y personales, el objetivo se encauzó en depurar los ayuntamientos, por lo que según una orden del  30 de octubre de 1937 y otra posterior del  6 de junio de 1939 , todos los ayuntamientos de España debían renovarse. Con esta medida se buscaba sustituir a los concejales elegidos democráticamente, independientemente del partido al que pertenecieran por miembros de la Falange. Esta depuración fue lenta en parte por dirigirse a los ayuntamientos de menos de 3000 habitantes, es decir la mayoría. Todavía en 1943  perduraba algún alcalde de la República, pero en pequeños ayuntamientos sin valor político.
Junto a los ayuntamientos, el nuevo régimen también depuró la universidad  según una orden del 11 de noviembre  de 1936 . Los principales afectados fueron catedráticos de conocidas ideas de izquierdas o liberales. En algunos casos se expedientó a catedráticos que habían sido victimas previamente de los paseos.
Los sublevados encontraron un gran apoyo en el Obispo pla y deniel  y en las autoridades de la universidad ambos trabajaron para legitimar el golpe y crear un marco jurídico para la represión especialmente contra masones y comunistas. Con motivo de organizar esta represión se decidió crear un archivo que recopile información sobre los sujetos susceptibles de ser juzgados.

Especial objeto de la represión fueron los masones, estos se habían establecido en la provincia de salamanca en 1872  y habían llegado a tener trece logias, pero en 1936 solo había una llamada Helmántica con unos pocos miembros, los más destacados eran el presidente de la diputación Antolín Núñes Bravo y el concejal Pablo Sotés Potenciado. Su actividad era escasa pero el catedrático de derecho Isaías Sánchez Tejerina se ocupó de buscar el marco legal necesario para juzgarlos. El informe de Sánchez Tejerina, para juzgar a los masones de salamanca, fue la base teorica para eleborar la Ley de Represión de la Masonería y el Comunismo en 1940  Para poder juzgar a los masones se sostenía que estos estaban dirigidos por la iglesia Anglicana, la cual dependía a su vez de Inglaterra y por lo tanto los masones obedian ordenes de una potencia extranjera, la conclusión final era que ser masón era ser un traidos a la patria.
Junto a Sánchez Tejeira, otros integrantes de la Facultad de Derecho de la Universidad, trabajaron para legitimar el golpe de estado de los militares. La iglesia ya la había legitimado como cruzada, pero los profesores de la Universidad buscaron nuevas justificaciones:
  • La guerra era librada entre España y la anti-España formada por marxistas y comunistas auspiciados por las potencias extranjeras que querían acabar con España. El origen de la guerra estaría antes de la Revolución Liberal, la cual había privado a España de su esencia, la defensa del catolicismom y su moral, refrendada por un imperio. El uso de la violencia era un método para restituir al pais su gloria pasada.
  • Otra teoría afirmaba que la guerra no era en realidad una guerra civil, sino una guerra entre España y el comunismo ruso. España estaba defendiendo a Europa del comunismo.
  • La democracía había minado la unidad católica de los españoles, para recuperarla era necesario acabar con la democracia.
A fianles de 1936 dos de las principales figuras de la política salmantina durante la república, villalobos y Unamuno  había sido represaliados, el primero estaba en la carcel y el segundo había muerto en arresto domiciliario el 31 de diciembre  La tercera gran figua gil robles  había perdido todo su poder y durante el franquismo pasaría más años en el exilio que en España, a pesar de ser quien promocionó a los generales golpistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario