lunes, 30 de noviembre de 2015

China: el país más contaminación del mundo

China es el país más poblado del mundo con mil trescientos millones de habitantes, en los últimos años ha experimentado una gran expansión, pero todavía sigue siendo un país en vías de desarrollo. Esto se explica porque no todo son las grandes ciudades de China como Peín o Shangai. Hay muchas desigualdades en China y hay más de ochenta millones de personas que viven bajo el umbral de la pobreza en condiciones muy precarias. Este rápido desarrollo ha favorecido que no se hayan cuidado aspectos fundamentales, como es el desarrollo sostenible.
 Un crecimiento económico sostenible se refiere a que una actividad (por ejemplo la producción industrial), puede funcionar en si misma satisfaciendo necesidades sin comprometer los recursos para generaciones futuras. Algo sustentable puede continuar en el tiempo sin dañar al medio ambiente ni a las persona.
En China este tema, el desarrollo sostenible es alarmante, se ha crecido tanto y tan deprisa que no se ha tenido en cuenta en absoluto al medio ambiente ni a las personas. China está entre los países que más contamina del mundo, solo ver la imagen de algunos de los ríos de China da que pensar, un país que produce a consta (de lo que sea, incluso el ecosistema) es evidente está aún en vías de desarrollo.
 En este país el 70% de sus playas están contaminadas. La contaminación ambiental en China es tal que se puede contemplar desde el espacio. De hecho la NASA registró imágenes donde se puede apreciar esta polución. China está tan cubierta por humos que esto ya afecta a la población agravando los problemas respiratorios.

El nivel de contaminación superó en muchos lugares los 400 microgramos por metro cúbico, lo que multiplica por 16 el límite recomendado por la Organización Mundial de la Salud. Incluso hay partes del norte del país que sufren su sexto día de polución severa, por lo que el gobierno extendió la zona de peligro por smog a unos 400 millones de ciudadanos. 


Preocupado por la situación, el régimen elevó ayer la alerta por contaminación al nivel naranja, el segundo más alto en una escala de cuatro, para todo el norte y el centro del país, informó la agencia oficial Xinhua. Pekín y Tianjin son dos de las ciudades más afectadas. También están en riesgo las provincias de Hebei, Shanxi, Shandong, Henan, Shaanxi y Liaoning.
La capital china, donde la alerta naranja está vigente, sufrió el séptimo día consecutivo de una contaminación muy alta: el aire estaba lleno de humo y la visibilidad era de apenas unos cientos de metros. 


En la capital, el valor de partículas en suspensión en el aire multiplicó por entre 17 y 20 los niveles recomendados por la OMS. Los hospitales estaban saturados de pacientes con problemas respiratorios, cardíacos o de circulación. 



Las autoridades sanitarias recomendaron que los mayores y los chicos no salgan de sus casas y que los 20 millones de habitantes de la ciudad se protejan con barbijos si tienen que salir a la calle. 


Ante las críticas de la población por no tomar medidas para reducir la contaminación, las autoridades de la ciudad respondieron que 36 industrias dejaron de producir y otras 75 redujeron las emisiones contaminantes en un 30% tras ser obligadas a hacerlo. Además, otras 36 redujeron su producción de forma voluntaria. 

Otra de las críticas es que ante los valores extremos de contaminación el gobierno no decretó la alerta roja, la más alta, que impediría la circulación de automóviles y ordenaría más cierres de fábricas. 


Los médicos advierten de las consecuencias del smog para la salud, que puede debilitar el sistema inmunológico y facilitar problemas respiratorios, cardíacos o circulatorios. 


El smog afectó sobre todo a pacientes con asma y enfermedades de corazón o de los bronquios. Según calculan renombrados científicos chinos, cada año mueren entre 350.000 y 500.000 chinos como consecuencia de la alta contaminación ambiental. 



La segunda mayor economía del mundo es también la mayor consumidora del mundo de energía, dos terceras partes de la cual proceden del carbón. En muchas de las industrias faltan instalaciones de filtrado modernas. 


El consumo de energía per cápita en China y con respecto al crecimiento económico supera en un 40% la media mundial. Además, la cifra de automóviles en las rutas de China aumentó de los 16 millones que había en 2000 a cerca de 100 millones en la actualidad 



No hay comentarios:

Publicar un comentario