martes, 27 de octubre de 2015

El Barcelona Lassa solo juega el último cuarto

Los primeros diez minutos fueron un calvario para lo jugadores de Xavi Pascual que vieron como su rival, muy acertado desde más allá de los 6.75 (6 de 7 triples con un tres de tres para Antelo en los primeros diez minutos) les pasaba literalmente por encima. Los movimientos dentro-fuera de los de Katsikaris con un baloncesto muy dinámico se convirtieron en una entelequia para el Barça Lassa que a los seis minutos ya perdía por 15 puntos (22-7).

Estaba claro que si el Barça aspiraba a darle la vuelta al partido debía mejorar en muchas facetas: la defensa de perímetro (8 de 12 triples para el conjunto local), la amenaza exterior (2 de 8 triples), la seguridad en los tiros libres (5 fallados en los primeros veinte minutos) y encontrar más referentes en ataque (Xavi Pascual había descartado a Navarro y Doellman ayer) que ayudaran a Tomic (12 puntos), el jugador más clarividente de cara al aro contrario.
El Barça Lassa salió más entonado tras el paso por los vestuarios.Eso y la eliminación de Campazzo permitió a los azulgrana ir recortando distancias hasta empatar el encuentro (57-57). Dos triples seguidos de Wood dieros alas al UCAM Murcia (63-57) pero el Barça Lassa llegó con opciones al cuarto definitivo (63-61).

Sin Tomic, que ya no saltaría a la pista en lo que quedaba de partido, el Barça salió a intentar darle la vuelta definitivamente al chioque. Con Lawal y Perperoglou como interiores (una apuesta que le salió bien a Xavi Pascual) el Barça Lassa se fue hacia arriba. Mejor cada vez en defensa con un Lawal intimidador -con el que un desquiciado Lima tendría un amago de enfrentamiento en la recta final- y encontrando cada vez más argumentos en ataque, los azulgrana le dieron al vuelta al encuentro.
Un triple de Oleson a 4'57" para el final le daría la primera ventaja del partido al conjunto azulgrana (67-68). Una ventaja que ya no perdería. En esa recta final, un UCAM Murcia sin ideas -se acusó y mucho la eliminación de Campazzo- se acabó estrellando ante un Barça que con un parcial de 9-21 (72-81) dejó visto el duelo para sentencia.
El Barca no arranca ni para delante ni para atrás, no encuentra su juego, y simplemente va sacando los partidos porque los soluciona en el último cuarto, bajando el culo en defensa. Esta temporada tiene un arma que no tenía el año pasado: Juego interior intimidador, de nuevo Shane Lawal se volvió a convertir en la pieza clave del equipo: Intimido, reboteo y encontró el aro, a su lado crecieron los Perperoglou, los Abrines y Oleson, sin Campazzo en cancha, mucho equipo para el Murcia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario