jueves, 29 de octubre de 2015

Désirée

1954 Usa Director: Henry Koster. Guión: Daniel Taradash (Libro: Annemarie Selinko). Música: Alex North. Fotografía: Milton Krasner. productora: 20 century fox. drama. Reparto: Marlon Brando, Jean Simmons, Merle Oberon, Rennie Cameron, Elizabeth sellars, Charlotte Austin, Cathleen Nesbit, Eveyn varden, isobel islom.
Sinopsis: En 1794 Napoleón (Marlon Brando) conoce a Desirée (Jean Simmons), una bella joven de la que se enamora locamente. Sin embargo, el absorbente mundo de la política y de la guerra llega atrapar por completo la atención y el interés del brillante general. El dilema que se le plantea es el siguiente: renunciar a la gloria o renunciar al amor.
Adaptación de la novela de Annemarie Selinko, basada en el estudio de los diarios de Desirée. Dirigida por Henry Koster (Kosterlitz), fue rodada en los estudios de la Fox. Las imágenes exteriores iniciales se tomaron en Pebble Beach (Monterrey/California). Obtuvo dos nominaciones a los Oscar (decoración y vesturio).


La acción comienza en Marsella (1794) y concluye en París (1815). Narra la historia de Desirée Clary (Jean Simmons), hija de un comerciante marsellés, de la que se enamora Napoleón cuando ella tiene 17 años. Las ambiciones de Napoleón le llevan a París, donde por conveniencia contrae matrimonio con Josephine Beauharnais, mientras ella se casa con Jean Battiste Bernadotte.
 La película frivoliza la realidad con escenas espúreas, que deslucen el relato, como la rendición de Napoleón, tras Waterloo (1815), ante Desirée. La obra muestra las inmensas ambiciones de Napoleón, que sueña con dominar el mundo, aún a costa de desmesuradas pérdidas en vidas humanas y de sacrificios personales tan poco razonables como la renuncia a su único y gran amor.

 Napoleón encarna la megalomanía, las ansias de poder absoluto y una desproporcionada ambición. La insaciabilidad de ésta le lleva a emprender aventuras cada vez más arriesgadas, en una espiral sin retorno de sangre, dolor y derrotas. Desirée encarna el contrapunto de Napoleón: no le gustan los palacios, detesta la ostencación, se adapta mal al rigor de los formalismos oficiales, confraterniza con todos, es consciente de sus limitaciones y renuncia a honores que no la satisfacen. Bernadotte personifica la fidelidad a los ideales, la incorruptibilidad, la disconformidad con Napoleón y el éxito basado en el trabajo, en el respeto al Parlamento y en el servicio a los ciudadanos.
 Como mujer, el retrato que se nos da de Désirée me conmueve en su afán de encontrar el verdadero amor, su esperanza de llevar una vida tranquila al lado de la gente sencilla, y sintiéndose igual a todos los que rodean… pero lo único que logra en su esforzada existencia, es ser “amada” por militares ávidos de poder al coste que fuera, unos cuantos títulos honoríficos plasmados en hojas archivadas en un anaquel, y una vida palaciega, lúgubre y protocolaria, que jamás la satisface ni siquiera en lo más mínimo. El calor que le falta a la película, es bien explicable: Ni Selinko, ni Taradash, ni menos Koster, consiguieron verlo por lado alguno en la vida de aquella pobrísima gente.
https://www.youtube.com/watch?v=S0fTe-QafoM
trailer

No hay comentarios:

Publicar un comentario