sábado, 28 de marzo de 2015

O Corgo

O concello do Corgo, está situado ao leste de Galicia, e no centro da provincia de Lugo, da que administrativamente forma parte. Limita polo norte, cos concellos de Lugo e de Castroverde; polo leste, cos concellos de Castroverde, Baralla e Lancara; polo Sur, os de Lancara e o Páramo; polo oeste, os de Guntín e Lugo. 


A súa situación xeográfica é: latitud, 42º56'2 Norte; e a lonxitude de 7º25'5 Oeste, sendo a súa altitude sobre o nivel do mar, de 441 metros

 Ten como río principal o Miño, e complementarios o Chamoso, Tordea, Neira, Maceira, Mazandan, Romeán, Amoa e Outeiro. As elevaciones máis destacadas son Pena de Cruz, 783 metros, Pena Aguda, 722 metros, Castro de Croa, 651 metros, Canteira de Vidueiro, 624 metros, Pena de Ladrón, 502 metros, Agra do Outeiro, 451 metros e Penas de Canón, 431 metros, aparte das sierras de Coedo e de Ferveda. 
  Visitar el municipio de O Corgo, a tan sólo 14 kilómetros de la capital provincial, nos permite conocer lugares naturales de gran belleza como las márgenes del río Miño y de sus afluentes y otros de interés cultural o monumental. El paisaje combina las elevaciones de las sierras de Coedo y de Fervenza, y los montes Pena da Cruz (783) y Pena Aguda (772), con suaves llanuras. Este territorio está recorrido por numerosos ríos: Chamoso, Tórdea, Neira, Maceda, Mazandán, pero el más importante es el Miño, que discurre de norte a sur formando límite natural con Lugo y Guntín. En la parroquia de San Xoán de Cela, en el límite del municipio con O Páramo se encuentra un bonito puente medieval sobre el río Neira, cuyo entorno ha sido acondicionado como área recreativa. Otros puentes de interés son los de Arxemil y Abragán y A Ponte Vella en Gomeán. En relación a la arquitectura religiosa, destacan algunas iglesias rurales que conservan trazos de su originario estilo románico, como Castrillón, Campelo, Cabreiros o Santiago de Fonteita, que conserva además unas magníficas pinturas del siglo XVIII. En cuanto a la arquitectura civil, podemos admirar varias casas señoriales. Llama la atención el Pazo de O Corgo por su original fachada, formada por una solana con tres arcos de medio punto y balaustrada. En la parroquia de Santo Estevo de Felgosa se sitúa el Pazo de Piñeiro, en el que destaca su enorme escudo y el gran patio central de dos pisos. No podemos olvidarnos del apartado gastronómico, de reconocida fama, que utiliza las excelentes materias primas de la zona, como el jamón o las setas.

 En la Edad Antigua, una buena parte de las parroquias de este municipio pertenecían al condado de Flammosos, que corresponde al Chamoso actual y que comprende una parte de territorio que hoy pertenezca a Castroverde. Un requerimiento del s. XI especifica la pertenencia del condado a la Corona, después de ser arrebatado a los obispos de Lugo por los condes Vila y Rodrigo Ovequie. Posteriormente, con la división jurisdiccional, la mayor parte del término municipal pertenecía a dos jurisdicciones distintas: Adai y Mañán de Arriba. Finalmente, en el año 1840 se estableció el concello de O Corgo, tal y como se conoce en la actualidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario