sábado, 28 de febrero de 2015

Alejandría

Alejandro Magno, que en el siglo IV a. C. disputaba con los persas la primacía mundial, necesitaba un lugar para levantar la capital de su imperio tras conquistar Siria y Egipto y lo encontró al oeste del delta del Nilo. Allí, junto a un poblado de pescadores llamado Rakotis, en una franja estrecha de terreno llano entre el Mediterráneo y el lago Mareotis, mandó construir en 332 a. C. la ciudad de Alejandría. El sitio era ideal, pues contaba con un puerto marítimo y otro lacustre para acceder al interior de Egipto a través de un canal que unía el lago con el Nilo, situado a la suficiente distancia como para que no le afectasen sus crecidas. Luego Alejandro se fue a proseguir sus campañas militares y murió en Babi lonia sin llegar a ver nunca la ciudad, aunque su cuerpo fue enterrado en ella. Alejandría quedó en manos de su general Ptolomeo, que dio nombre a la dinastía que gobernó Egipto durante tres siglos.

El arquitecto Dinócrates de Rodas diseño la ciudad según un plan hipodámico, con calles en ángulo recto y una gran avenida de 5 km de longitud y 30 m de anchura -la Vía Canópica- que la recorría de este a oeste. Un dique llamado Heptaestadio conectaba el continente con la isla de Faros y dividía el Puerto Magno u oriental del occidental.

Sobre la isla o en un islote anexo, Sostratos de Gnido levantó el famoso Faro totalmente revestido de mármol. Medía 134 m de altura distribuidos en una planta cuadrangular, otra octo gonal y una tercera cilíndri ca coronada por una hogue ra alimentada con leña subida por caballos por una rampa espiral. Ardía permanentemente y gracias a una enorme lente era "visible desde una distancia de un día de mar", según el geógrafo ceutí Al-Idrisi.



Más de veinte ciudades llevan el nombre de alejandría, y todas ellas las fundaron Alejandro y sus capitanes, convertidos en otros tantos reyes. La fundación de estas ciudades son monumentos superiores a las estatuas que más tarde la esclavitud erigió al poderío. Pero la única de esas ciudades que llamó la atención de todo el mundo por su grandeza y sus riquezas fue la que quedó convertida en capital de Egipto. Hoy no es mas que un montón de ruinas. Se sabe que la mitad de dicha ciudad se reedificó en otra parte, cerca del mar. La torre del Faro, que fue una de las maravillas del mundo, ya no existe.
Esta ciudad floreció durante el reinado de los Ptolomeos y la época de los romanos. No degeneró mientras la poseyeron los árabes. Los mamelucos y los turcos, que la conquistaron sucesivamente, no dejaron que decayese; sólo perdió su importancia cuando el paso del cabo de Buena Esperanza abrió a Europa el camino de las Indias y se transformó el comercio del mundo, que Alejandro también cambió, y que había cambiado muchas veces antes de la época de Alejandro.
Lo que hay que notar en los habitantes de Alejandría, durante todas sus dominaciones, es la industria que poseyeron unida a su actividad, su afición a los adelantos aplicables al comercio y a todos los trabajos que le hacen florecer, su espíritu porfiador y pendenciero, su superstición y su relajación de costumbres. En todo esto no cambiaron nunca.
La ciudad se pobló de egipcios, de griegos y de judíos que, siendo pobres al principio, se enriquecieron con el comercio. La opulencia introdujo en Alejandría las bellas artes y la literatura. Los judíos edificaron un templo magnífico como el que tenían en Bubaste, y tradujeron sus libros al griego, que se había convertido en la lengua del país. Los cristianos establecieron grandes escuelas. Reinó allí tan grande y tan viva animosidad entre los egipcios indígenas, los griegos, los judíos y los cristianos, que continuamente unos a otros se acusaban ante el gobernador, y hubo frecuentes y sangrientas sediciones. En una de ellas, que estalló durante el imperio de Calígula, los judíos, que lo exageran todo, dicen que el celo que tenían por la religión y por el comercio les costó perder cincuenta mil hombres, degollados por los alejandrinos.
El cristianismo, que Pantenes, Orígenes y Clemente habían establecido, y que era admirable por sus buenas costumbres, degeneró hasta el punto de llegar a convertirse en partido político. Los cristianos copiaron las costumbres de los egipcios. La codicia de la ganancia dominó al espíritu religioso, y los habitantes de Alejandría, enemistados unos con otros, sólo estaban acordes en profesar amor sin límites al dinero.
Sobre este objeto versa la famosa carta que el emperador Adriano dirigió al cónsul Servianus, y que transcribe Vopiscus:
«He visitado el Egipto, que tanto me elogiáis, y le conozco perfectamente. Esa nación es ligera, voluble, pero va a cambiar muy pronto. Los adoradores de Serapis se hacen cristianos, y los que están al frente de la religión de Cristo se convierten en devotos de Serapis. Los archirrabinos judíos, los samaritanos, los sacerdotes cristianos, o son astrólogos, o adivinos, o alcahuetes. Cuando el patriarca griego va a Egipto, se apoderan de él unos para que adore a Serapis y otros a Cristo. Son sediciosos, vanos y pendencieros. La ciudad es comercial, opulenta y muy poblada, y sus habitantes no están nunca ociosos: unos trabajan en la confección del vidrio, otros fabrican papel; parece que conocen la generalidad de los oficios. Ni aun los enfermos dejan de trabajar, y el oro es un dios al que allí sirven igualmente los cristianos y los judíos», etc.
Esa carta, que escribió un emperador conocido tanto por su talento como por su valor, demuestra que en aquella ciudad, lo mismo los cristianos que los que no lo eran se habían corrompido. Pero las costumbres de los primeros cristianos no habían degenerado en todas partes. Aunque experimentaron la desgracia de haberse dividido en diferentes sectas, que se detestaban las unas a las otras y se acusaban recíprocamente, los más tenaces contrarios del cristianismo tuvieron que confesar que en su seno se encontraban las almas más puras y más grandes, y lo mismo sucede en la actualidad en ciudades más desenfrenadas y más locas que Alejandría.


alejandria hoy:
 La Alejandría del siglo XXI es una ciudad moderna, con un trazado en cuadrícula (plan hipodámico), al estilo griego, o europeo del siglo XIX, que difiere de las laberínticas ciudades islámica
 Es un centro del comercio del algodón, principal producto agrícola del país, y con un importante núcleo de industrias textiles, químicas, de construcción mecánica y naval y centro bancario.
Su  aeropuerto es el segundo de Egipto, con un gran tráfico internacional.

El Plan Toshka o "New Valley", inaugurado en enero de 1997, cuya finalidad es hacer un delta alternativo paralelo al valle del nilo  que recuperará tierras del desierto, ampliará sus perspectivas de negocio.
La comunidad internacional, por medio de la unesco , ha financiado el Proyecto de Reconstrucción de la Antigua Biblioteca de Alejandría: la biblioteca alexandrina, que tiene un centro de conferencias, un museo de las ciencias, un planetario, un centro de estudios y el Instituto Caligráfico y Museo. Ocupa un área de 85.000 m² y guarda 8 millones de libros, 100.000 manuscritos  antiguos y 10.000 libros raros, además de material electrónico y audiovisual y bases de datos.



Aunque por la proximidad al mar las costumbres en el vestir resultan un poco más relajadas que en el cairo,  sigue existiendo algo de puritanismo en los espacios públicos, como la playa o los cafés, sólo con presencia masculina. La oración es respetada, y el alcohol, que en Cairo resulta habitual, es raro. Con el buen tiempo, los habitantes están en la calle: bien en la corniche (20 kilómetros de paseo marítimo), bien en los cafés jugando al dominó y fumando la tradicional pipa de agua, o de compras: desde la plaza de Mohammed Alí hacia el interior, toda la ciudad es una mezcla de zoco tradicional y centro comercial moderno. Al final de la playa, el fuerte Qaytbay, que aloja el museo naval y una mezquita cuyo minaretefue destruido por los  británicos en el siglo XVIII, se ha convertido en un centro de reuniones, desde donde se contempla la ciudad y el mar y se puede tomar el té en alguna de las ventanas.

La cosmopolita y occidentalizada vida de la Alejandría de principios del siglo XX, desapareció a partir de la proclamación de la república y de la crisis de suez. La emigración de la mayor parte de las comunidades griega, europea y judía acabó con el carácter más cosmopolita de la ciudad. En los últimos años han aparecido conflictos interreligiosos entre musulmanes radicales y cristianos  coptos ( 10% de la población).


1 - El Museo Grecorromano

No muy lejos del centro, detrás del palacio del Gobernador, se encuentra el Museo Grecorromano. Dedicado principalmente al arte alejandrino y su influencia en el Delta ( Fayum y Egipto Medio ). Se completa con obras de la época faraónica y paleocristiana.

En el año 1893 se hizo el Museo de Alejandría para cuidar los monumentos encontrados y aquéllos que estaban en manos de particulares. Al principio era un pequeño edificio de cinco salas en la calle de Rachid ( calle del Horreya actualmente), pero al quedar muy pequeño se hizo el edificio actual de once salas por los arquitectos Dietriche y Stienon, siendo inaugurado en el año 1895 por el jedive Abbas Helmi II. Como resultado de los descubrimientos de monumentos tuvieron que añadirle mas salas hasta llegar a las 25 actuales.

La Organización de Antigüedades reformó y desarrollo el edificio para que fuese adecuado a la visita y organizado cronológicamente, empezando por la sala núm. 6 y terminando por la entrada principal.
En las salas (1-4) hay una colección importante de la época copta encontrada en Alejandría, El Shij Abada, Ashmonein, Ajmim y Asuán.



Alejandría es una ciudad que mezcla lo nuevo y lo antiguo y ofrece ruinas antiguas, playas mediterráneas, museos, palacios, catacumbas y centros comerciales. Habiendo sido antaño una gran ciudad antigua, Alejandría es hoy por hoy una ciudad egipcia en expansión con algunos monumentos antiguos y una atmósfera moderna. Como tal, se ha convertido en un destino popular de balnearios para las familias del medio oriente que viajan a Alejandría para disfrutar de la fresca brisa marítima.


Alejandría es una ciudad costera ubicada en la costa mediterránea de Egipto y es la segunda ciudad y puerto más grande del país. Antes de que Alejandría fuera fundada, la ciudad de Rhakotis existía en la zona. Alejandría fue fundada por Alejandro Magno en el 332 A.C. y se convirtió en una de las ciudades más importantes en tiempos ancestrales. Es famosa por el faro y la Biblioteca de Alejandría y fue gobernada por los romanos y la reina Cleopatra como capital de Egipto, hasta la conquista musulmán en el 600s D.C. Hoy en día, Alejandría es una gran y moderna ciudad con más de 30 km / 20 millas de costa que alberga la nueva y moderna Biblioteca de Alejandría. A pesar de que muchos famosos monumentos en Alejandría han fueron destruidos, aun existen muchos sitios de interés histórico para visitar como el Pilar de Pompeyo, en la antigua acrópolis y las catacumbas romanas, conocidas por los locales como Kom al-Soqqafa. Excavaciones están revelando el antiguo teatro de Alejandría y los baños de la era romana. Las atracciones históricas más recientes en Alejandría incluyen la ciudadela de Qait Bey, la fortaleza Mameluk sobre la ciudad y mar mediterráneo, el palacio Montaza y el cementerio Mostafa Kamel. También hay muchas mezquitas antiguas e iglesias para visitar en Alejandría. Los muchos museos de alejandría  incluyen varios de interés histórico y arqueológico.


Playas y cruceros. Alejandría es un lugar popular para las vacaciones de verano de los egipcios. El paseo costero de Corniche sigue la costa de Alejandría donde se encuentran populares playas públicas y privadas excelentes para tomar sol y nadar. Las playas de Maa’moura y Montaza son las más populares. En Alejandría se pueden tomar paseos en barco y salir a comer, aunque la visibilidad del agua no es la mejor.

Entretenimiento y sitios de interés cercanos. Las  compras en alejandria son buenas y costeables en cualquiera de los modernos centros comerciales de la ciudad. Alejandría también tiene un acuario, un zoológico, preciosos parques y jardines, parques de diversión, varios clubes deportivos y canchas de tenis. La nueva y enorme biblioteca llamada Biblioteca Alejandrina también se puede visitar. La antigua ciudad cristiana, y Patrimonio Mundial según la UNESCO, Abu Mena y el histórico campo de batalla El Alamein se encuentran cerca de Alejandría.

 El clima en Alejandría es mediterráneo con veranos templados y soleados e inviernos suaves y lluviosos. Los veranos en Alejandría no son tan cálidos y secos como en el interior de Egipto gracias a los efectos refrescantes del mar, lo que hace de Alejandría un precioso lugar para visitar durante los meses de verano. La temperatura puede ser bastante baja durante los meses de invierno y hay tormentas ocasionales. El nivel de humedad es alto durante todo el año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario