sábado, 22 de noviembre de 2014

revolución político y social: España 1936

Al día siguiente del alzamiento nacional. escribió Azaña cuando la guerra hubo terminado: " el gobierno republicano se encontró en esta situación: por un lado tenia que hacer frente al movimiento.... que tomaba la ofensiva contra Madrid, y por otro a la insurrección de las masas proletarias que, sin atacar directamente al gobierno, no le obedecían. Para combatir el fascismo querían hacer una revolución sindical. La amenza más fuerte era, sin duda el alzamiento militar, pero su fuerza principal venía por el momento de que las masas desmandadas dejaban inermes al gobierno frente a los enemigos de la republica"
Por eso, añadia el presidente, la pricipal misión del gobierno a lo largo de toda la guerra civil debió ser, precisamente, reducir aquellas masas a la disciplina. Nunca una frase ha resumido tan bien un proceso tan complicado cómo el de la guerra civil. Y es que Azaña a sido el mayor analista político español de todos los tiempos.
Lo sucedido era que frente a un gobierno cuyo mayor mérito era impedir la existencia de un poder paralelo en Madrid y mantener ante el exterior la fachada de las instituciones republicanas, se había producido, en primer lugar, una oleada de consejismo que pulverizó el poder político. El orden republicano antiguo. De nuevo Manuel Azaña vuelve a sorprenderme con su extraordinaria lucidez " el orden republicano antiguo pudo ser reemplazado por otro, revolucionario ( pero) no lo fue y no hubo así más que impotencia y barullo" cada provincia presencio la constitución de juntas y consejos, que a modo de cantones, actuarion de manera virtualmente autonoma.
La indisciplina lo fué todo. Milicianos madrileos combatian unas horas para luego volver a dormir a sus hogares. Las columnas anarquistas tenían nombres sonors que correspondían poco con sus eficacia. Se puede calcular la indignación con la que el general vicente rojo, principal inspirador de las operaciones militares en el frente popular, denunciaba hechos cómo haber encontrado a soldados del frente de aragón que jugaban al fútbol con el adversario, mientras que los oficiales llevaban su graducación pintada a pecho descubierto sobre la tetilla, se entiende que los describieran más cómo cazadores que cómo combatientes regulares. En esas circunstancias, cuando nisiquiera Rojo era capaz de saber que efectivos tenia en el frente y menos aún dónde estaban, necesariamente la la ventaja o la igualdad de partida lograda por el frente popular estaba condenada a disiparse. Así se entiende también que no existiera ni unidad en los propósitos, ni selección de priopridades en el bando frentepopulista, que atendiendo al desarrollo de las operaciones iniciales de la guerra pareció más interesado en conquistar pequeños pueblos aragoneses que en evitar que Franco cruzara el estrecho de Gibraltar.
don vicente rojo y don Manuel Azaña.

La importancia de la revolución acontecida en la zona controlada por el frente popular rebasa este aspecto militar y político de directa influencia sobre el desarrollo de las operaciones. Hay otro aspecto que en el pasado inmediato y en el momento del desarrollo de los acontecimientos despertó el interés de los extranjeros que visitaron España para solidarizarse con la revolución aquí existente: el económico- social, además en una época muy posterior, durante los años sesenta y setenta, fue muy habitual considerar que en España se había dado el primer y único caso de revolución anarquista llevada a la práctica con la posible excepción de la Ucrania de la etapa bolchevique. Incluso quienes defendieron fórmulas de socialismo autogestionario y descentralizado no relacionadas propiamente con el anarquismo pensaron que el caso español revestía un interés ejemplar.

2 comentarios:

  1. Indisciplina, barullo, fútbol, rangos pintados en el pecho de los "militares", cada uno a lo suyo... Azaña se comió un marronazo, el pobre hombre. Poner orden aquí por desgracia sólo se consigue a palos, y mal que nos pese a los que queremos caminar hacia delante, parece que nos vamos de cabeza a otra "longa noite de pedra".

    ResponderEliminar
  2. este es el período de la historia de España, que más estudié, con los años de la república.
    Viendo pelis cómo la vaquilla pensé que serían una exageración pero estudias libros y te das cuenta de que es tal cual. Los de franco eran un ejército y tenían apoyo alemán e italiano, los de la republica tenían cien ideologías diferentes, cada pueblo tenía una junta, medio ejército se fué con Franco, y sin apoyo internacionales de interés, combatiendo contra el fascismo y liando con una guerra interna durante 3 años, si lees textos de buenaventura durruti, por ejemplo, es clarificador.
    Dicen que Azaña era un pesimista nato, yo diría realista. Yo también llegué a esa conclusión Gerhard, historicamente siempre lo hacemos todo mal y los únicos cambios sociales son a palos. El fúturo es gris porque no aprendimos nunca los errores del pasado.

    ResponderEliminar