viernes, 21 de noviembre de 2014

Hiparquía

fue una de las primeras  mujeres filosofas. Convivió, pese a la inicial oposición de su familia, con crates de tebas y compartió con él la peculiar forma de vida de la escuela cínica . Teodoro el ateo , que se reía de ella, le preguntó por qué no se dedicaba a las tareas propias de su sexo. Hiparquía, consciente de lo que podía haber de revolucionario en su actitud, le respondió: "¿Crees que he hecho mal en consagrar al estudio el tiempo que, por mi sexo, debería haber perdido como tejedora?".
Aparte de las Vidas de Crates y de Hiparquía, de diógenes Laercio, es muy recomendable leer la aproximación literaria que hace  marcel schowb  en sus  vidas imaginarias (Vies imaginaires, 1896) a la figura de Crates.
es la primera mujer filosofa de la que tenemos constancia. 

Hiparquia se enamoró de su maestro Crates que tenia mucha más edad que ella, y amenazó al líder de los cínicos con suicidarse si no se casaba con ella. Crates, que era trató de disuadirla mostrándole sus defectos físicos, presentándose desnudo ante ella y anunciando “este es el novio, y éstas sus posesiones”. Hiparquia tenía decidido su camino y eligió unirse sentimentalmente con Crates y compartir su búsqueda de la filosofía, Hiparquia le amaba a pesar de la joroba, por lo que terminaron casándose.

La decisión de convertirse en Cínica era sorprendente para una mujer ya que los Cínicos no tenían ninguna consideración por las instituciones convencionales y tenían un modo de vida extremadamente duro. Trataban de vivir “de acuerdo a la naturaleza” y rechazaban cualquier artificio social, y los lujos o bienes no necesarios para la supervivencia. No tenían posesiones, solo una capa y llevaban lo que necesitaban en una bolsa. El matrimonio de Crates e Hiparquia fue inusual consumaron su matrimonio haciendo el amor en un portal público, según las teorías cínicas el matrimonio no era una institución respetada, así que ejercieron el característico rasgo cínico de desprecio a lo convencional. Con su acto público, reforzaron la enseñanza Cínica por la cual cualquier acción suficientemente virtuosa como para llevarse a cabo en privado, no sería menos virtuosa en público.

No hay comentarios:

Publicar un comentario