domingo, 30 de noviembre de 2014

balance de fuerzas 1936

a la altura del 19 de Julio no era sólo el fracaso de los intentos de llegar a una transacción sino también el del pronunciamiento imaginado y previsto Por Mola lo que hacía inevitable la guerra. Esos tres días no habían sido en absoluto resolutivos, tal cómo habían pensado los dos bandos. El ejercito no había actuado unánimente y había encontrado resistencias muy fuertes de carácter popular, lo que prueba que la actitud gubernamental fue mucho menos pasiva de lo que se suele afirmar. Por eso sería incorrecto presentar lo sucedido como una sublevación del ejército o los generales en contra de las instituciones. Aunque los principales dirigentes del bando sublevado fueran generales y le dieran una importan característica, no faltaron oficiales en la zona controlada por el gobierno. Cómo ya se ha señalado, los mandos hbitualmente no se sublevaron y el número de generales afectos al régimen fue elvado.

Es muy psobile que la diferencia de comportamiento entre la oficialidad en el momento del estadllido de sublevación derivara de diferencias generacionales que se sumaban a las ideológicas. Fueron los oficianles más jóvenes los que predominantemente se sublevaron, hasta el extremo de que en las últimas promociones de la academia general militar el porcentaje de lo que hicieron se aproxima al 100%. De todos modos, en un primer momento al gobierno republicano le faltaron oficiales, puesto que de los aproximadamente 15''' en activo la mitad quedaron en la zona controlada por él. Esta cifra, sin embargo, resulta engañosa por la sencilla razón de que luego el ejército popular no hizo uso de tods ellos por desconfianza respecto de sus intenciones. A los oficiales en activo se sumaron los retirados dispuestos a colabroar y en total se puede que calcular que el ejército popular pudo contar con unos 5000, por los sublevados eran 10000. Pero que no revela la indenfensión por parte de las autoridades republicanas. En fecto, en esos momentos iniciales de la guerra la situación no era ni mucho menos tan favorable a la sublevación cómo lo hubiera sido en el caso de que esta hubiera sumado a la totalidad del ejército.  En realidad la situación estaba equilibrada, si alguién tenía ventaja era el gobierno, un computo realizado por historiadores militares afirma que el 47% del ejército, el 65% de los efectivos navales y aeros, el 51% de la guardia civil y el 65% de los carabineros, el 70% de los cuerpos de seguridad y asalto estuvieron con la republica. De los 54 barcos, 40 estaban en manos de la república. Pero, los sublevados pronto contaron con unidades modernas en construcción y sobre todo, los gubernamentales no pudieron hacer pateten su superiorridad por tener en contra a la totalidad de la oficialidad Además la ayuda extranjera decidió definitivamente la balanza, al contar los golpistas con la aviación italiana, muchos más modernos que los aviones republicanos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario