domingo, 26 de enero de 2014

el problema militar en la segunda republica

Los dos objetivos principales de la reforma militar de manuel azaña fueron intentar conseguir un ejército más moderno y eficaz, y subordinar el "poder militar" al poder civil. Uno de sus primeros decretos, de  obligó a los jefes y oficiales a prometer fidelidad a la República. Para intentar resolver uno de los problemas que tenía el ejército español, que era el excesivo número de oficiales, jefes y generales, el Gobierno Provisional a propuesta de Azaña aprobó el  25 de abril  de 1931 un decreto de retiros extraordinarios en el que se ofrecía a los oficiales del Ejército que así lo solicitaran la posibilidad de apartarse voluntariamente del servicio activo con la totalidad del sueldo. Casi 9.000 mandos (entre ellos 84 generales) se acogieron a la medida, aproximadamente un 40 % de la oficialidad, y gracias a esto Azaña pudo acometer a continuación la reorganización del Ejército. Otra de las cuestiones que abordó Azaña fue el conflictivo tema de los ascensos, promulgando unos Decretos de mayo y junio por el que se anulaban gran parte de los producidos durante la Dictadura por "méritos de guerra", lo que supuso que unos 300 militares perdieran unos o dos grados, y que otros sufrieran un fuerte retroceso en el escalafón, como en el caso del general franco La Reforma militar de Azaña fue duramente combatida por un sector de la oficialidad, por los medios políticos conservadores y por los órganos de expresión militaresla corresp y ejercito y armada A Manuel Azaña se le acusó de querer “triturar” al Ejército.

En cuanto al segundo objetivo de la reforma militar de azaña , “civilizar” la vida política poniendo fin al intervencionismo militar devolviendo a los militares a los cuarteles, la medida más importante fue derogar la "ley de jurisdicciones" de 1906 (que durante la Monarquía había puesto bajo la jurisdicción militar a los civiles acusados de delitos contra la Patria o el Ejército). Sin embargo la derogación de la “Ley de Jurisdicciones”, no supuso que en la República se dejara de utilizar la jurisdicción militar para el mantenimiento del Orden Público sin necesidad de recurrir a la suspensión de las garantías constitucionales o declarar el estado de excepción.El "poder militar" siguió ocupando una buena parte de los órganos de la administración del Estado relacionada con el orden público, desde las jefaturas de policía, de la guardia civil (cuyo carácter de cuerpo militarizado se mantuvo) y de laguardia de asalto (la nueva fuerza de orden público creada por la República), hasta la Dirección General de Seguridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario