jueves, 30 de enero de 2014

abucheos en Tenerife a los principes

Los príncipes de Asturias recorrieron este martes en las dos capitales canarias sendos recintos, el Castillo de la Luz y el Palmetum, que don Felipe ensalzó por su transformación en espacio de historia y arte, en el primer caso, y ejemplo de lucha contra las dificultades, en el segundo.
Por la mañana, en Santa Cruz de Tenerife, el principe ,recien llegado de Honduras, y doña Letizia inauguraron el Palmetum, un recinto de 12.000 metros cuadrados cercano al Auditorio diseñado por Santiago Calatrava y el Parque Marítimo de César Manrique, que ha tenido una espectacular transformación de antiguo vertedero de basuras a palmeral.
El Príncipe aprovechó para destacar que la construcción de este parque, “que causa verdadero asombro”, debe tomarse “como ejemplo para afrontar las dificultades”, y elogió “la generosidad, paciencia, visión de futuro, espíritu emprendedor y altura de miras” que se han empleado para reconvertir el antiguo vertedero. “Tomamos esos valores que representan esta obra llena de vida y de belleza, y que la han hecho florecer, como un ejemplo para afrontar las dificultades que todavía frenan el desarrollo y el bienestar de tantas personas en España y particularmente en Canarias”, dijo.
Y concluyó: “A la Princesa y a mí nos encantará ver, conocer y seguir apoyando el desarrollo y evolución de este parque, o lo que es lo mismo, nos encantará venir a visitaros a Tenerife y a todas las islas, animar vuestro futuro, que es el nuestro, siempre que así lo queráis”.
En Las Palmas de Gran Canaria, los Príncipes visitaron los trabajos de rehabilitación del Castillo de La Luz, la vieja fortaleza del siglo XV que protegió de los piratas el puerto de la ciudad y que a partir del próximo verano acogerá las obras del escultor grancanario Martín Chirino y la sede de la fundación que lleva su nombre.
La visita de los Príncipes a las dos capitales canarias fue recibida con protestas de varias decenas de personas, que corearon lemas a favor de la República y de la independencia de Canarias y en contra de la precariedad laboral y el paro. Las protestas contaban con el apoyo de Izquierda Unida, que sostiene que en el “delicado” momento económico actual “cualquier signo de opulencia representa una ofensa para las miles de familias que viven en la precariedad, a las que se les ha recortado sus derechos y cuyo futuro inmediato se presenta incierto


 la frase no puede ser más desafortunada: " vuestro fúturo, que es el nuestro ( mentira) siempre que así lo querais".
Primero toda la realeza en la constitución no tienen ningún peso, simplemente son personajes decorativos, segundo la constitución les salva de cualquier metedura de pata que cometan, por el simple echo, de que tanto sus actos cómo sus palabras, responden terceros.
No puedes ir a tenerife y mencionar la palabra " fúturo"..... es la comunidad con más paro de España. No puedes ir allí y aún encima de hablarles de fúturo, tener los huevos de decir: " vuestro fúturo es el nuestro"...... Cuando la monarquía está cómo está, escándalo tras escándalo. El que escribió el mitín se lució el pelo.
Hace mucho tiempo que ya no es noticia que silven al rey, a los principes, da igual que miembro de la realeza sea, porque la gente de la calle los mete en el mismo saco. La monarquía, los políticos, viven de espaldas a la realidad del pueblo español.
Y la realidad es que la gente está harta, y mientras sigan sin entender que la razón de nuestro hartazgo son todos ellos, no hay nada que hacer.
La monarquía podía dar un paso hacia la salvación si el rey cediera su puesto a su hijo, a día de hoy y con sus cuarenta y largos.... si no está preparado apaga y vámonos. Pero no es una minoria los que no sómos monarquicos, aunque ese no sea ni de lejos el problema nacional, simplemente hay un distanciamiento entre el pueblo y la monarquía cómo jamás hubo, habría que remontarse a los tiempos de la segunda república.

1 comentario:

  1. Cada visita de estos es como echar sal en la herida, pero ellos siguen erre que erre

    ResponderEliminar