sábado, 3 de agosto de 2013

echando de menos a un grande: mané

José Manuel Guisado , sevillano,, conocido como Mané, fue un actor y artista de circo
Comenzó a trabajar en tv en el concurso de chistes saque bola de canal sur, en el que conoció a emilio aragón, presentador del programa. Fue su primer contacto con un miembro de la popular familia Aragón, con la cual colaboró frecuentemente a lo largo de su vida.
Fue uno de los intérpretes de las escenas cómicas de vip noche uno de los primeros programas de éxito de telecinco, cadena en cuyo espacio tutti frutti también intervino.
Sus señas de identidad, tupé y patillas, le daban un característico aspecto de rockabilly. A pesar de que aprovechó esta circunstancia para practicar un humor macarra en algunas piezas de Emilio Aragón, la mayoría de sus apariciones iban dirigidas al público infantil.
 Bajo la carpa del Circo del Arte, donde había trabajado como payaso junto a Miliki, Mané contrajo matrimonio con Isabel. El humorista había perdido a su novia de toda la vida en un trágico accidente de tráfico y, tras pasar momentos realmente duros, rehizo su vida al lado de una joven onubense con la que tuvo un hijo. Hace pocos meses, este matrimonio, de seis años de duración, había llegado a su fin.
Aún en Telecinco, participó en telebuten , programa infantil emitido en la temporada 93-94 y como actor interpretó al "Pelao", el primo de la Juani, en algunos episodios de médico de familia . En la 2 de tve hizo de payaso astuto en trilocos, programa emitido entre 200-01 dirigido por  miliki , con quien Mané había colaborado también en su proyecto de el circo del arte, en el personaje de Augusto.
Su única incursión en el cine fue en la película tetras de mujer, dirigida por rafael moleón.
Falleció en 2001 , a los 34 años de edad, debido a un edema pulmonar.

El humorista José Manuel Guisado, conocido popularmente como "Mané", fue encontrado sin vida la madrugada del lunes en su domicilio de la localidad sevillana de Alcalá de Guadaira, víctima de un edema pulmonar.



La repentina muerte del presentador del programa "Los Trilocos" de La 2 de TVE sobrecogió a todo su pueblo y también a los miembros de la familia Aragón, con quines mantuvo una muy buena relación a lo largo de toda su vida.
El cuerpo fue hallado de madrugada por un familiar que se personó en la vivienda del actor e inmediatamente dio aviso a las autoridades. El fallecimiento del cómico, famoso por su enorme tupé, congregó en la tarde de ayer a un gran número de personas que quisieron darle el último adiós en un funeral en el que no faltaron sus compañeros de trabajo.
 Mané, de 34 años, tenía un hijo de cuatro años, fruto de un matrimonio ya deshecho. Vivía solo en el número 6 de la calle Silos de Alcalá de Guadaira y allí solía pasar los fines de semana, cuando "no iba a grabar a Madrid", según explicó una vecina del actor cómico. Fue visto por última vez el pasado sábado "que movió su coche y lo dejó bien aparcado, a partir de ahí la casa cerrada y nunca más lo hemos visto".

La muerte del popular humorista ha sorprendido a toda la localidad, ya que "nadie nos esperábamos esto y menos tan joven. Pensábamos que pasaba otra cosa cuando esta mañana (por ayer) vimos tres coches de Policía en la puerta, pero nunca que él hubiera muerto", decían los vecinos que se agolparon desde primera hora de la mañana de ayer ante las puertas de la casa del fallecido.
Inmediatamente se extendió el rumor de que podría llevar muerto, víctima de un infarto, desde el sábado, ya que desde aquel día no lo habían vuelto a ver por la calle. Sin embargo, tras el traslado del cadáver al Instituto Anatómico Forense de Sevilla, donde se le practicó la autopsia, los forenses determinaron que el fallecimiento se produjo como consecuencia de un edema pulmonar.





 con los trilocos

Hasta Alcalá de Guadaira se trasladaron los compañeros del programa que en la actualidad presentaba, "Los Trilocos" y miembros de la familia Aragón, con la que estuvo muy unido desde el principio, ya que de la mano de Emilio Aragón comenzó su carrera en 1989.
 Sus señas de identidad, tupé y patillas, le daban un característico aspecto de rockabilly. A pesar de que aprovechó esta circunstancia para practicar un humor macarra en algunas piezas de Emilio Aragón, la mayoría de sus apariciones iban dirigidas al público infantil.
Vivia para y por el circo: un tio con su inseparable tupé, que hacía reir siempre con sus apariciones en pantalla. cuando la tele echaba a gente de verdad, no la telebasura de ahora.


2 comentarios:

  1. Desde esta ciudad Alcala de Guadaira, gracias Hugo por
    "echando de menos a un grande: mané".

    ResponderEliminar
  2. gracias a ti, Mané era más que grande, enorme.

    ResponderEliminar