jueves, 28 de febrero de 2013

los ojos del tuareg figueroa

Obra inspirada en hechos reales, Los ojos del Tuareg narra con dramatismo y perspicacia los conflictos provocados por uno de los grandes acontecimientos deportivos y publicitarios del mundo occidental: el famoso rally París-Dakar. Frente al espectáculo televisivo que nosotros conocemos, existe otra cara muy distinta: la destrucción del medio ambiente y la falta del más elemental respeto por la vida de los nativos.
Figueroa siempre dijo que no quería escribir una continuación de tuareg, su obra maestra, sin embargo en el año 2000, veinte años después de escribir tuareg, sintió la necesidad de escribir una segunda parte. Según el, por un árticulo que leyo, sintió la imperiosa necesidad de escribir de nuevo sobre los tuaregs, con los que convivió de pequeño. Así nacen muchas obras de vazquez figueroa, es su espiritú periodístico, el que le hace cojer artículos y de ellos crear una novela.
Este libro es una crítica contra el rally parís dakar, aunque figueroa le llame de otra manera. La historia comienza dónde la dejo la última vez en tuareg. Gacel sayah muere cosido a balazos, y su familia convertidos en parias, buscan cobijo en la ciudad, no se habituan así que vuelven al desierto.
En el desierto, se instalan en el punto más alejado, allí construyen un pozo de agua. Ellos piensan que nadie les irá a buscar en pleno desierto, les sorprende pues que cada dos horas aparezca un coche solicitando agua y largándose a toda prisa, es el rally. En una de estas, llega un piloto y pide agua para el radiador, gacel sayah ( el hijo de gacel sayah, tb lleva su nombre) le dice que queda poca agua y que el agua solo se bebe) el piloto saca una pistola, y le amenza, coje agua, y le tira aceite al pozo para envenarle el agua.
A los siguientes pilotos que llegan, gacel sayah hijo los rapta, y pide un intercambio a la organización del rallye. Les devuelve a los presos a condición de que estos le den al piloto que le envenenó el agua. gacel sayah lo quiere, para cumplir la ley tuareg, como el piloto le amenazo con una pistola, le cortará la mano y le dará 30 latigazos.
DE eso va la novela, después gacel hijo se enfrentará a unos mercenarios contratados por la organización del rallye. Mucha denuncia en esta novela, sobre lo que significa un rallye en africa, miles de patrocinadores, que cruzan el desierto rodeados de la miseria más absoluta, es como montar un hotel cinco estrellas en un barrio de chabolas. 
También hay acción, mucha, y de nuevo viejos trucos del desierto, demostrándonos vazquez figueroa que en el desierto puede pasar absolutamente de todo. Y lo que más me gustó, hay un cambio en gacel sayah hijo, el personaje prospera mentalmente. Todos sabemos que al padre lo que le perdió fué su orgullo de tuareg, pero el hijo heredó el mismo orgullo, pero reflexionará, es una buena continuación, seguramente la muerte del padre, merecía una respuesta en el hijo, y nos hace notar alberto, que si el padre hubiera vivido, sería también más flexible con la ley tuareg.
Aunque no le llega a la punta del tacón a su primera parte, se lee rápido y entretiene. Rara vez una segunda parte superá a una primera, pero el lector siempre pica, porque si le gusta algo, tiene ganas de más, aunque esta novela, no merece estar ni entre las 20 mejores novelas de alberto, aunque también decir que de momento de lo que le leí, ninguna novela me pareció mala.

No hay comentarios:

Publicar un comentario