jueves, 21 de febrero de 2013

la unión patriótica

La Unión Patriótica fue un partido político  español creado por el dictador miguel primo de rivera como una asociación de ciudadanos, una asociación de "todos los hombres de buena voluntad", que integraría a toda la sociedad y sustituiría a los partidos tradicionales a los que consideraba corruptos, para dar soporte al nuevo régimen.
La Unión Patriótica fue un partido personalista ligado al mantenimiento del régimen primorriverista y a la personalidad de su líder. Podría ser calificada como un partido político circunstancial y oportunista que desaparecería en cuanto no tuviera el apoyo del gobierno. Como partido, careció del necesario apoyo social que le permitiera existir una vez desaparecido el régimen de la dictadura.

El dictador procedió a crear en abril de 1924 una fuerza política al servicio del régimen dictatorial .La U.P. era un partido oficialista que tenía como finalidad hacer propaganda de la imagen del dictador y divulgar la ideología derechista y católica del régimen; para tal fin llegó a contar con el apoyo de setenta periódicos oficiales.

Es el propio Primo de Rivera el que marca la línea ideológica del partido: rechazo de los ideales propios de la democracia liberal, desprecio del sistema parlamentario, unicameralismo corporativista, nacionalismo centralista antirregionalista y defensa de la religión católica.
El rechazo a la política de partidos y el anticomunismo son otros rasgos que caracterizan a la nueva formación política. El propio dictador definió a la U.P. como un «partido político, pero apolítico, que ejerce una acción político-administrativa». El general también definió la Unión Patriótica como «un partido central, monárquico, templado y serenamente democrático» y más adelante hizo para él una divisa: «Patria, Religión y Monarquía», adaptación del antiguo lema triádico carlista «Dios, Patria y Rey».
El origen geográfico del proyecto partidista de Primo de Rivera se sitúa en Valladolid, en el entorno de personas próximas a el periódico El Debate, dirigidas por ángel herrera oria , fundador de la Asociación Católica Nacional de Propagandistas.El manifiesto de constitución del grupo se hace público en el periódico "El Debate" el 2 de diciembre de 1923. Inicialmente sus primeros miembros están vinculados a los propagandistas católicos de Herrera Oria, posteriormente otras ciudades castellanas terminaron por constituir uniones patrióticas castellanas, en el mismo mes de diciembre se incorporaron Ávila, Burgos y Palencia.
La formación de la U.P. fue una labor del dictador cuando, reunidos en Madrid, a principios de abril de 1924; delegados gubernativos reciben la orden de fomentar por todas las localidades del país la creación de comités locales del partido. En 1926 la U.P. estaba asentada en todas las provincias.
En julio de 1926, la Asamblea aprueba los estatutos y elige una Junta Directiva y un Comité Ejecutivo formado por: Miguel Primo de Rivera, Luis Benjumea Calderón, Luis de la Hermosa, Gabriel de Aristizabal, José Gabila, José Mañes, Andrés Gsso y Vidal y Miquel Díaz Canseco.
En cada localidad se forma un Comité de Partido Judicial, que nombra sus representantes en el Comité Provincial, sus afiliados son los que ocupan los cargos en Ayuntamientos, Diputaciones y Gobiernos Civiles, en su mayoría, los miembros de la U.P. proceden de la burguesía agrícola, dirigentes de organizaciones católicas, pero también componentes de la antigua oligarquía caciquista, mauristas, carlistas, sobre todo del sector mellista, y antiguos liberales.
Respecto a la cifra de afiliados que llegó a engrosar las filas de la U.P., la revista del Partido Unión Patriótica proporciona datos, en torno a 1.700.000, aunque otros autores hablan de una cifra próxima a los 500.000.
El declinar del régimen será también el declinar del partido, a partir de 1929; el 3 de febrero de ese año, el dictador transforma la U.P. en un brazo del Somatén, al encargarle funciones de información social bajo el mandato de las fuerzas de seguridad corporativas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario