jueves, 14 de febrero de 2013

akiro kurosawa

Nació en Tokio en 1910, el menor de siete hijos de un oficial descendiente de samurais y de una mujer perteneciente a una familia de comerciantes de Omori. Tenía 17 años cuando se inscribió en una academia de pintura ; poco despues se interesó en la literatura, en la que profesó una gran admiración por la escuela rusa, en especial por Dostoyevsky y Gorki. En 1936 entró en el mundo del cine, donde fue alumno prodigio, comenzó a trabajar con Kajiro Yamamoto y luego como guionista de distintos realizadores.

Akira fue el séptimo hijo de Isamu y Shima Kurosawa. Nace el 23 de marzo en el distrito de Omori en Tokio. Shima Kurosawa, la madre, tenía cuarenta años cuando nació Akira, y su padre Isamu, cuarenta y cinco. Akira Kurosawa creció en una casa llena de parientes, ocupada por sus padres, uno de sus hermanos mayores y tres de sus hermanas. De los hermanos restantes, uno había fallecido antes de que naciera Akira, y otros dos (uno de los hermanos y una de las hermanas) ya se habían independizado.
Su madre era una mujer abnegada a la que no le importaba sacrificarse por su marido y sus hijos. Procedía de una familia de comerciantes de osaka

Su padre era el director de un instituto del ejército japonés, y la propia familia Kurosawa descendía de una línea de antiguos samurais . Desde el punto de vista económico, su situación era superior a la media. Kurosawa era un admirador de la cultura occidental, tanto en los programas deportivos que organizaba, como en su afición al cine, que acababa de ser introducido en Japón en aquella época. Incluso cuando más adelante la cultura japonesa renegó de las películas occidentales, siguió pensando que constituían una experiencia educativa positiva
Mientras comenzaba su carrera cinematográfica, Japón entraba en guerra(1941-1945), pero igualmente fue abundante en films.
Su debut como director fue con "La leyenda del gran judo" (1943) y "La nueva leyenda del gran judo" (1945), historias llenas de espíritu nacionalista. En la segunda mitad de la década de los cuarenta realizó siete películas, entre estas destacan: "No añoro mi juventud"(Waga seishum ni kuinashi, 1946) y "Un domingo maravilloso"(Subarashiki nichiyobi, 1947), sólidos dramas, pero sobresale "El Ángel borracho" (Yoidore tenshi, 1948), la trama enfrenta a un médico alcohólico y a un gángster tuberculoso y fue la primera de su larga serie de colaboraciones con el famoso actor Toshiro Mifune, y además rodó "El perro rabioso" (Nora inu, 1949), un triller policiaco donde ofreció una visión neorrealista del Tokio de la postguerra.
Se dio a conocer internacionalmente con "Rashomon" (1950), película que aborda una violación ocurrida en el siglo XI, y por la que resultó ganador del León de Oro de la Muestra de Venecia y del Oscar a la mejor producción extranjera en 1951. El éxito obtenido con Rashomon, le permitió rodar con total libertad: "El idiota" (Hakuchi, 1951), adaptación del clásico de Fiodor Dostoievski; "Vivir"(Ikiru, 1952) sobre la vida de un funcionario con cáncer; "Los siete samuráis" (Shishinin no Samura, 1954), historia de época con la cual gana nuevamente el León de Oro de la Muestra de Venecia; "Los bajos fondos" (Donzoko, 1954), versión de la obra homónima de Máximo Gorki; "El trono de sangre"(Kumonosu-jo, 1957), adaptación de Macbeth, de William Shakespeare; "La fortaleza escondida" (Kakushi toride no san Akunin, 1958) historia de época; "El mercenario" (Yojimbo, 1961), relato de samuráis, y "El infierno del odio" (Tengoku to jigoku, 1963), adaptación de una novela policiaca del especialista norteamericano Ed McBain.
Tras el fracaso comercial de "Barba roja" (Aka Hige, 1965), producción histórica sobre la vida de un médico, tardó cinco años en filmar "El camino de la vida"(Dodes ka-den, 1970), su primer trabajo en color, un film sobre la otra faceta del desarrollo económico. A pesar de que se trató de un gran película, el fracaso comercial propició que el famoso realizador no encontrara productores para sus siguientes proyectos, asunto que lo sumergió en una profunda depresión y lo llevó a un intento de suicidio. Cinco años después gracias al apoyo de la entonces Unión Soviética consiguió financiamiento para rodar "Dersu Uzala", y llevar así a la pantalla las memorias del explorador Vladimir Arseniev.
Dersu Uzala, fue un éxito inesperado, una película reconocida entre sus mejores trabajos y con la cual ganó el gran premio del Festival de Moscú y el Oscar a la mejor película extranjera en 1975.
En 1980 recibió el Oscar por su trayectoria y filmó, "Kagemusha" con la ayuda de George Lucas y Francis Ford Coppola, recibiendo por esta cinta la Palma de Oro del Festival de Cannes. En 1984 filma Ran, nuevamente una adaptación de Shakespeare, al realizar la versión cinematográfica de "El rey Lear". En 1990 comienza el rodaje de "Los sueños de Akira Kurosawa", con la producción de George Lucas y Steven Spielberg.
Sus dos últimos trabajos fueron "Rapsodia en agosto" (1991) y "Madayayo" (1993).
El "emperador del cine", como se lo conoce, muere el 6 de septiembre de 1998, mientras dormía.

 Su larga filmografía en los años sucesivos inmortalizó su nombre
entre los grandes directores de la historia del cine y le valió una
legión de admiradores, también en el todopoderoso Hollywood, donde
es reverenciado por directores como George Lucas, Steven Spielberg,
Francis Ford Coppola o Quentin Tarantino.
"La influencia de Kurosawa se percibe en buena parte del cine
contemporáneo. Por ejemplo, fue el pionero en esos desplazamientos
de cámara que son ahora básicos en Hollywood y el cine de Asia.
¿Dónde estarían Ang Lee, John Woo o Zhang Yimou sin el legado de
Kurosawa?", se pregunta el crítico Peter Cowie, experto en cine
nipón.
Con motivo del centenario del director, Cowie ha publicado el
libro "Akira Kurosawa: Master of Cinema", que bucea en su biografía,
la influencia de su obra y una búsqueda de la perfección que rayaba
en la obsesión.
También con ocasión de los 100 años de Kurosawa se han publicado
nuevas colecciones en DVD de sus películas y se ha difundido una
restauración digital de "Rashomon", mientras festivales de medio
mundo le dedican este año ciclos especiales.
En Japón, pese a la modestia de los eventos conmemorativos, la
Universidad de Ryukoku, en la ciudad de Kioto, recordó que cien años
después del nacimiento del genio sus archivos más personales están
al alcance de cualquiera en internet.

Un genio absoluto, del que pronto empezaré a colgar sus pelis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario