domingo, 20 de enero de 2013

adiós a fernando guillén

«Yo parto de la premisa de que todos, desde que nacemos, actuamos. Cuando dejas de ser bebé y llegas a niño la actuación es algo consustancial en la vida de un niño, continuamente se actúa. De hecho, ellos como mejor lo pasan es jugando a vaqueros, indios, juegan a perseguirse, a dispararse, interpretan indudablemente un papel, entonces después, cuando creces estudias una carrera o aprendes un oficio que te parece mucho más serio que seguir jugando. Indudablemente lo es, en función de que gracias a esa carrera, a ese oficio, pues vives, comes, tienes hijos, te casas, en fin todas esas cosas... Pero si no había que continuar jugando. Entonces, los actores tenemos la suerte inmensa de que esto de jugar se nos recompense. Te pagan por jugar, y eso es una cosa fantástica. Luego ya, pues, depuras la manera de jugar, estudias, vas a un profesor de declamación, eso en el caso de que seas una persona a la que le empiece a gustar eso de verdad, no solo desde un punto de vista lúdico, sino que empiecen a investigar, a profundizar más en esto de actuar, de intepretar».
con esa actitud, es imposible no ser un gran actor, guillén era uno de los grandes sin ningún género de dudas, de nuestra escena.
Además de en el teatro, Guillén ha trabajado en cine y televisión. Rodó su primera película con José María Forqué, Un día perdido (1953), de Forqué, a la que siguieron numerosos títulos, como Las de Caín (1959), de Antonio Momplet; Vida de familia, de José Luis Font; La decente (1971), de Sáenz de Heredia; Vente a Alemania, Pepe (1971) y La frontera  del miedo, de Pedro Lazaga.
En los años 80, participó en películas como La Estanquera de Vallecas (1986), de Eloy de la Iglesia; Demasiado viejo para morir joven (1988), de Isabel Coixet; "Continental" (1989) de Xavi er Villaverde; "La puñalada"(1989) de Jorge Grau, y en varias películas de Pedro Almodóvar, como La ley del deseo (1987), Mujeres  al borde de un ataque de nervios (1988), Átame (1989), Tacones lejanos (1992) o Todo sobre mi madre (1998).  

No hay comentarios:

Publicar un comentario